Peter Strickland: “En el cine siempre me atrajeron la atmósfera y los personajes” – PIFFF

Durante el PIFFF 2018 (Paris International Fantastique Film Festival) Aurore Rey tuvo la oportunidad de entrevistar al director Peter Strickland, famoso por películas como Berberian Sound Studio (Mejor Película BAFICI 2013) y The Duke of Burgundy. En esta ocasión el realizador británico visitó la capital francesa para presentar a su nueva película In fabric y fue la oportunidad para hablar sobre su obra, su metodología de trabajo y sus universos.

-¿Los personajes de tus películas siempre son gente normal que intentan buscar la felicidad, o la paz, pero siempre se encuentra en situaciones o circunstancias que se los impide?

-Sin duda es el caso de In Fabric y The duke of Burgundy pero Katalin Varga se vincula más a la catarsis que a encontrar la paz. En cuanto a Berberian… no estoy seguro de que fuera el caso, alguien vino para hacer un trabajo y al final se enfrenta a una especie de conflicto moral. Y las mujeres claro que están tristes, se encuentran en un ambiente de trabajo muy pesado, son acosadas por el director. De alguna manera Berberian… habla del acoso y el abuso en el trabajo, y es verdad que ofrece una visión muy pesimista porque aunque el personaje encarnado por Fatma Mohamed destruye los rollos y obtiene así su venganza, de manera general los hombres se salvan, en el filme y en la realidad..

-¿Como trabajas tus personajes? ¿Es solamente una cuestión de feeling y sensación o es algo mucho mas preciso y construido?

-Depende de los personajes, quizás para los secundarios no tanto, pero para los personajes principales intento construir algo muy profundo, o sea no voy a explorar todas los aspectos posibles pero los deseos, las ansiedades, los miedos… Les personajes son muy importantes para mi, la trama no tanto.

Para decir la verdad,  en las películas siempre me atrajeron los personajes y la atmósfera, y es muy difícil encontrar un equilibrio entre ambos. Vi mucho cine experimental, como The flicker (Estados Unidos, 1965) de Tony Conrad, son solamente imágenes sin humanos, es pura forma, con una tremenda energía y un ambiente increíble. Lo que busco en mis películas es conciliar mi amor por los personajes y mi amor por lo formal, lo abstracto.

-¿Cuando escribes tu guion pensás en todo eso? ¿La forma y la atmósfera que le vas a imprimir a tu película? Pienso por ejemplo en el uso de los espejos en tus dos ultimas películas ¿Es algo que imaginas desde el principio?

-No necesariamente, cuando escribo no estoy pensando en el plano que voy a usar, es solamente ponerme en la historia y en las situaciones, sin saber realmente lo que le pasará a estos personajes. Escribo el guion y después hago el tratamiento como si no hubiera escrito antes el guion… El placer, el misterio de la escritura, se vincula a no saber. Mis personajes van a lugares y espacios a lo cuales yo no me espero. Cuando escribo entro en una especie de trance.

Sobre el tema de los espejos creo que viene más de mi colaboración con Nic Knowland (Director de Fotografía). Él utilizó los reflejos, sobre todo en The Duke of burgundy, en relación con los temas eroticos.

-Tu cine siempre está relacionado con las mujeres, cada película habla sobre un tema diferente, pero con mujeres al centro de la reflexión. A este nivel no solamente es fetichismo, es una verdadera fascinación.

-¡No! No en Berberian… Ah bueno si, en Berberian también (se ríe).

Sabes, siempre fui a escuelas que separan a varones de mujeres, entonces empecé a tener verdaderas relaciones sociales con mujeres recién a los 18 años, tal vez forma parte de un misterio que trato de aclarar… Creo que cuando escribís tratás de entender algo, no escribís como una autoridad, estas buscando algo.

Es interesante porque algunos críticos me atacaron diciendo que tengo el “male gaze” la mirada de hombre o el “male rights” y que no debería hacer películas así sobre mujeres. Pero son tonterías, ofrezco perspectivas, no verdades.

Estoy pensando en la película Chevalier (Grecia, 2015) de Athina Rachel Tsangari, que solamente trata de hombres, es increíble porque revela algo sobre los hombres que nosotros mismos no vemos, la competitividad, la rivalidad… Entonces, si, mis películas hablan de mujeres y no sé muy bien por que, y soy un outsider, pero estar afuera no quiere decir que tengo que callarme.

-¿Como elegís a tus actrices? ¿Buscas algo preciso?

-En el caso de Hilda Péter (Katalin Varga) fue pura suerte, un amigo me la presentó, vivía mucho en Transylvania en esta época. Era muy orgánico porque todos los actores eran amigos. Fue la película mas fácil en este sentido porque había mucha confianza entre ellos, venían de la misma escuela con la misma técnica. Particularmente con Hilda tuvimos un proyecto para volver a trabajar juntos pero lamentablemente no se pudo realizar.

Para Fatma Mohamed no hay explicación, está en todas mis películas. En cuanto a Sidse Babett Knudsen estábamos preparando The duke of burgundy,necesitaba ayuda y llamé a un director de casting. Sabia que quería una mujer mayor, fue un papel difícil de audicionar por lo que se necesitaba. Sé que no se ofenderá pero no era la primera opción para ese papel, no la conocía para nada, y al final vino y trajo algo increíble. Cambio el papel de una mujer dominante a esta mujer super humana, sufriente.

Para In Fabric fue Toby Jones quien me habló de Marianne Jean Baptiste, tampoco estaba muy familiarizado con su trabajo. Este papel es muy peligroso porque le falta vida. Es un personaje que quiere escapar, la aburre su trabajo, la novia de su hijo es una pesadilla… Pero igual, trajo la vida al personaje y la dimensión humana, creo que es lo que mas busco o pido a un actor, que le de dimensión humana a un personaje.

-¿Hablás muchos con tus actores?

-Muy poco… Depende de los actores, si lo necesitan lo hago, algunos son autosuficientes, como Marianne Jean-Baptiste por ejemplo, entendió directamente el papel, claro hemos hablado un poco pero al final ¿De que hablamos? Todo esta aquí, escrito en las paginas. Si algo no funciona lo corregimos y ya, pero no soy muy fan de las palabras. Aquí está la ironía, escribo porque no me gusta hablar. A veces pasa que escribo algo y los actores me preguntan “¿Pero por qué ?” No siempre tengo respuestas y si no las tengo no lo explico. Cuando escribo es como un hechizo, y no necesitás encontrar una verdad, solamente seguís esta lógica mágica y ya está.

En In Fabric cuando escribí la escena de las menstruaciones del maniquí me quedé en esta magia y no sabia que iba a pasar, lavan el maniquí y de repente me digo “Claro, que sangre”, es la belleza de la creación.

-¿Son cuestiones de feeling y sensaciones, al final no te importa que tenga mucho sentido lo que escribís?

-Depende, es una buena pregunta ¿Esto tiene sentido o no? Hay que tener cuidado para no caer en la trampa. Podés escribir y si las cosas se encadenan demasiado o tienen mucha lógica ya no me parece interesante, pero si se convierten en algo demasiado irracional o abstracto se siente un poco forzado… Aunque claro que prefiero el lado irracional. Por ejemplo me encanta el cine de Luis Buñuel, como habla de la irracionalidad del deseo humano enfrentado a la normas de nuestra sociedad, hay un equilibrio perfecto en su cine.

-In Fabric me apareció como una especie de mezcla de todo que hiciste, tus inspiraciones, tus influencias, tus experimentaciones están ahí. Pero al final de la película me quedé preguntándome ¿y luego qué? ¿Vas a seguir esta linea o intentarás algo diferente?

-Quizás hice un popurrí… Pienso seguir con algo parecido a In Fabric, y al mismo tiempo será muy diferente… Estoy escribiendo un cuento de hadas para niños, con adultos actuando pero hecho para niños. También quiero escribir un drama muy muy sencillo, sin elementos fantásticos.

Pero ya escribí algo así y nunca conseguí el dinero para realizarlo. Entonces no siempre es lo que quiero hacer, sino lo que puedo hacer, ya tuve mucha suerte con la películas que hice.

También escribí una trama inspirada de la historia de Wakefield Poole, un pornografo gay de los setenta, y esta vez seria solamente con hombres. Pero tenemos problema para conseguir el dinero, y sobre todo con la censura. Nunca entendí eso, puedes enseñar violencia extrema, mutilaciones, pero adultos que se la están pasando bien en la cama no. En fin, veremos que salga de todo eso.

Por Aurore Rey
@Pandora_rey

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail