MDQFEST33: I do not care if we go down in history as barbarians (2018), de Radu Jude

I do not care if we go down in history as barbarians / Îmi este indiferent daca în istorie vom intra ca barbari (Rumanía / República Checa / Francia / Bulgaria / Alemania – 2018)
MDQFEST33: Panorama – Autores

Dirección y Guion: Radu Jude / Producción: Ada Solomon / Fotografía: Marius Panduru / Arte: Iuliana Vîlsan / Intérpretes: Ioana Iacob, Alexandru Dabija, Alex Bogdan, Ilinca Manolache / Duración: 140 minutos.

Todo parte de una puesta en escena, una directora teatral arma una representación de la colaboración rumana a la matanza de judíos en la segunda guerra, de esos años en los que Rumania se había aliado al nazismo ahora ya nadie quiere recordar, pero no porque hoy Europa piense diferente sino porque es políticamente incorrecto asumirlo.

Todo este proceso que va desde los textos elegidos para la recreación, los elegidos trajes militares, las armas adecuadas, los extras que hacen carne en los personajes y hasta los funcionarios del estado supervisando la cuestión. Toda esa combinación de elementos avanza hasta la culminación de la obra y abraza con fuerza a este filme de corte reflexivo, mordaz y filosófico.

La gran calidad del relato radic en el vuelo de su pluma cinética, lejos de quedar pegado a la cáscara de las posturas ideológicas Radu Jude nos abre líneas de revisión del pasado y por ende hace espejo de este cínico presente. No saca panfletos o banderas con afirmaciones categóricas sino que utiliza todo el abanico del proceso creativo de la directora y su obra para dejarnos entrar – o más bien diría reclamar nuestra presencia – y observar como se despliegan esos estadíos de la creatividad donde el pensamiento está en movimiento, allí donde los hombres piensan lo que fueron y lo que son creando algo fuerte y sólido pero en estado de cambio y de reflexión vital.

Así somos testigos participantes de la íntima cotidianidad de la visceral directora encarnada por la impecable Ioana Iacob, tan creíble en su rol de fémina que lejos de sumisiones o victimizaciones se impone con todo su bagaje de conocimientos sin titubeos a quien la quiera cuestionar. Desde que inicia el filme y la vemos probándose la ropa militar, buscando los trajes adecuados, las armas que hagan verosímil el juego teatral hasta cuando se arman esos exquisitos debates con el agente del estado, el funcionario representante del sistema que ha sido ubicado ahí para edulcorar el planteo de denuncia y convertirlo en un divertido espectáculo para los espectadores de turno.

Lo mejor de todo este viaje cinematográfico son los conflictos entre los mismos extras por el contenido de la obra disparando oposiciones ideológicas irresolubles, los debates entre la directora con el funcionario donde el humor de fino trazo atraviesa las más complejas reyertas y finalmente el remate revelador con la reacción del público ante la representación teatral ¿Nos seguimos creyendo superiores a otros? ¿Seguimos fabulando que existe un solo culpable a todos los males de nuestra sociedad? La respuesta está en los diarios de hoy, en los de ayer y en los de mañana…

Por Victoria Leven
@LevenVictoria

80%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail