Entrevista a los realizadores de «El crazy che»

Esta semana se estrenó «El crazy che«, un documental que repasa la historia de Guillermo «Bill» Gaede, un ingeniero argentino que trabajó para AMD e INTEL. Él realizó espionaje industrial en favor de Cuba y, al sentirse traicionado, trabajó para el FBI. La historia sería muy difícil de creer, por descabellada y por desconocida en nuestro país, pero este hombre de Lanús es célebre en Silicon Valley por sus actividades. En esta entrevista los realizadores Pablo Chehebar y Nicolás Iacouzzi nos cuentan como fue que accedieron a esta historia y de que manera decidieron abordarla.

-La historia de Bill Gaede es sorprendente pero casi desconocida en nuestro país ¿Cómo surgió el proyecto?

EL CRAZY CHE nació cuando buscábamos una historia para nuestro segundo documental luego de haber hecho CASTORES LA INVASION DEL FIN DEL MUNDO. Si alguien busca una historia de un espía argentino que trabajó para el FBI y para CUBA y fue parte de la historia de los inicios de los hackers de tecnología es imposible de encontrar,  ni siquiera de imaginar. Por eso decimos que en realidad la historia nos encontró a nosotros. Después comprobamos que nadie había hecho una película y a partir de entonces nos dedicamos a intentar contactarlo y convencerlo para filmar su documental al que accedió después de que lo agasajáramos con un asado. Cuando conocimos personalmente a Guillermo nos dimos cuenta que estábamos frente a alguien único y una vez que tuvimos el si por parte de él,  empezó el verdadero desafío: pensar que película queríamos hacer con semejante historia que teníamos entre manos.

-¿Cómo fue la  investigación?

Fue muy ardua porque las empresas involucradas en la historia (AMD e INTEL) y los organismos (CIA, SIDE, FBI, Servicio secreto Cubano, etc) no estaban dispuestas a darnos entrevistas. No podíamos hacer un documental solo con el testimonio de Guillermo. Pero con mucho esfuerzo logramos acceder a material de archivo y documentos que corroboraban su historia. No olvidemos que Guillermo estuvo preso 3 años en Estados Unidos.

-Existe un cuidado trabajo de escritura ¿Cómo fue ese proceso? ¿Cómo surgió la idea de construir un relato de suspenso?

Queríamos contar la historia como si fuera una película de espionaje, como si fuera un thriller. Encontrar una manera de que el espectador entienda la cantidad de vueltas de tuerca que tiene la historia y mantenga la atención fue el desafío más grande. El proceso fue complejo, nunca dejamos de escribir la película. La escribimos en el guión, en el set y en la sala de edición. Una película con tantos giros y cambios de puntos de vista y un montón de personajes siempre implica un desafío muy grande en cuanto a su estructura y timming. Sin embrago desde un inicio sabíamos que teníamos que jugar con el suspenso que podamos desarrollar en la historia y no contar los hechos meramente. También siempre quisimos que haya una cuota de humor por debajo de toda la narración, era la historia perfecta para poner un poco en tela de juicio los estereotipos que las películas de espionaje. El resultado fue algo extraño: una comedia de suspenso.

-Más allá de reconstruir hechos a través de la animación o de filmar en espacios donde ocurrió la historia, no parecen preocupados por la construcción del verosímil, sino por documentar lo que se narra y aprovechar el humor y lo asombroso de la historia. ¿Es una decisión consciente? ¿Buscan jugar con la duda, con la posibilidad del falso documental?

Si es una decisión. El personaje nos fue llevando para allá. Guillermo es un tipo alegre pese a todo, divertido. Tiene un humor y una sangre fría en determinados momentos que a veces es incomprensible. Nosotros quisimos transmitir esa sensación y nos esforzamos en contar una historia que disfrutemos más allá del registro riguroso que también existe.

No tuvimos necesidad de pensar en hacer un “falso documental”; la historia de Guillermo es tan increíble que solo tuvimos que atenernos a contar los hechos. Lo de falso documental es porque se trata de una biografía muy difícil de creer, eso es otra cosa. Pero que la gente crea lo que quiera! Solo esperamos que disfrute viéndola.

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail