mega888 Ciclo: Novelas góticas del siglo XX en el cine - CineramaPlus

Ciclo: Novelas góticas del siglo XX en el cine

Las novelas góticas propiamente dichas fueron escritas en Inglaterra entre finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, en pleno Romanticismo. Las más famosas son “El castillo de Otranto” (1765) de Horace Walpole, “El monje” (1796) de M. G. Lewis y “Los misterios de Udolfo” (1794) de Ann Radcliffe. En estas historias, en particular las escritas por Ann Radcliffe, la protagonista era generalmente una joven inocente y virginal que debía afrontar una serie de peligros en un castillo tenebroso rodeado de bosques oscuros y lleno de pasadizos secretos. La novela gótica fue muy popular en su tiempo y un siglo después dio pie a novelas de terror como “Carmilla” (1871) de J. Sheridan LeFanu y “Drácula” (1897) de Bram Stoker.

La verdadera continuadora de la novela gótica fue la británica Daphne Du Maurier (Londres, 1907-1989), cuya novela “Rebeca” (1938) puso al día la fórmula básica de las historias de Radcliffe y Walpole: la vieja mansión, la heroína ingenua y aterrorizada, el marido ambiguo, el ama de llaves siniestra, la influencia malsana de una persona muerta.

A medio camino entre el policial inglés y el terror psicológico, estas novelas, debido a sus abundantes dosis de suspenso, resultaron ideales para el cine.

El ciclo que se llevará a cabo a partir del martes 10 de junio en la sala de cine del BAC (British Art Centre, Suipacha 1333) dará cuenta cabal de esa tendencia.

Programación:

Martes 10 de junio a las 17 y a las 20 horas
Rebeca, una mujer inolvidable (Rebecca,1940)
Dirección: Alfred Hitchcock. Guión: Robert Sherwood, Joan Harrison y Philip MacDonald, sobre la novela homónima de Daphne Du Maurier. Producción: David O. Selznick. Origen: Estados Unidos. Duración: 130 minutos. Intérpretes: Laurence Olivier, Joan Fontaine, Judith Anderson, George Sanders, Florence Bates, Nigel Bruce, Gladys Cooper, C. Aubrey Smith, Melville Cooper, Leo G. Carroll.

Una señorita de compañía (Joan Fontaine) se casa con un Lord (Laurence Olivier), atormentado por el recuerdo de su primera esposa, Rebeca, muerta misteriosamente. En la gran mansión de Manderley, la nueva esposa no se siente a la altura de las circunstancias, temerosa de decepcionar; se deja dominar y luego aterrorizar por el ama de llaves, la señora Danvers, obsesionada por el recuerdo de Rebeca. Primera realización de Hitchcock en Hollywood, después de un fructífero período inglés, Rebeca seguía siendo para el maestro del suspenso “un film británico, completamente británico; la historia es inglesa, los actores también, y el director igualmente.” La película anterior de Hitchcock, La posada maldita (1939), también está basada en una novela de Daphne Du Maurier. El cineasta volvería a adaptar uno de sus textos (esta vez un relato corto) en Los pájaros (1963).

Martes 17 de junio a las 17 y a las 20 horas
Prisionera del destino (My Name Is Julia Ross, 1945)
Dirección: Joseph H. Lewis. Guión: Muriel Roy Bolton, basado en la novela de Anthony Gilbert “The Woman in Red”,1941 (en castellano se editó como “Se solicita un doble”, Editorial Albatros, México). Producción: Wallace MacDonald para Columbia Pictures Corporation. Origen: Estados Unidos. Duración: 65 minutos. Intérpretes: Nina Foch, George Macready, Dame May Whitty, Roland Varno, Anita Sharp-Bolster, Doris Lloyd.

Julia Ross (Nina Foch) es una joven sin familia y ansiosa por conseguir empleo en Londres. Una amable anciana, la señora Hughes (Dame May Whitty, La dama desaparece) la contrata como su secretaria personal. A la mañana siguiente, Julia despierta en una mansión que no conoce y donde gente que tampoco conoce la trata como si fuera otra mujer, Marion. Un hombre llamado Ralph dice ser su marido. Julia intenta por todos los medios detener esta farsa, pero es inútil, como también lo son sus intentos de escapar de la casa.

Notable ejercicio de estilo de Joseph H. Lewis, Prisionera del destino se ha convertido hoy en un film de culto y cuenta con fanáticos defensores como Peter Bogdanovich y Martin Scorsese, quienes elogian la economía narrativa y la energía visual del director.

La británica Lucy Beatrice Malleson (1899-1973) utilizaba cinco seudónimos distintos, de los cuales el masculino Anthony Gilbert es el más conocido. La colección El Séptimo Círculo, fundada por Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares para la editorial Emecé, publicó siete de sus novelas. Varias de sus historias fueron llevadas a la serie de televisión de Hitchcock y en el cine han atraído a realizadores tan disímiles como el argentino Carlos Hugo Christensen y el estadounidense Arthur Penn.

Martes 24 de junio a las 17 y a las 20 horas
La escalera de caracol (The Spiral Staircase, 1946)
Dirección: Robert Siodmak. Guión: Mel Dinelli, basado en la novela de Ethel Lina White “Some Must Watch”, 1938 (en castellano se editó como “La escalera de caracol”, Editorial Direzan, Argentina). Producción: Dore Schary para RKO Radio Pictures. Origen: Estados Unidos. Duración: 83 minutos. Intérpretes: Dorothy McGuire, George Brent, Ethel Barrymore, Kent Smith, Rhonda Fleming, Gordon Oliver, Elsa Lanchester, Sara Allgood, Rhys Williams.

La acción transcurre a comienzos del siglo XX. En una pequeña ciudad anda suelto un asesino serial cuyas víctimas son mujeres con alguna discapacidad o impedimento físico. La policía ha seguido el rastro del psicópata hasta una remota mansión en las afueras. Esta es la casa de la familia Warren. La matriarca de la familia (Ethel Barrymore) es una anciana muy enferma. La enfermera de la señora Warren, Helen (Dorothy McGuire) es muda. Y el asesino la ha seleccionado como su próxima víctima.

Obra maestra del suspenso, una de las más destacadas realizaciones del cineasta alemán Robert Siodmak (Los asesinos) hace un uso soberbio de recursos propios del expresionismo para aumentar la tensión. La escalera de caracol tuvo una gran influencia en el cine de terror moderno, desde Psicosis hasta Noche de brujas, de John Carpenter, pasando por los giallo de Dario Argento.

La galesa Ethel Lina White (1876-1944) era una especialista en historias de misterio protagonizadas por mujeres. Su novela “The Wheel Spins” fue filmada como La dama desaparece por Hitchcock.

Martes 1º de julio a las 17 y a las 20 horas
El alucinante mundo de los Ashby (Paranoiac, 1963)
Dirección: Freddie Francis. Guión: Jimmy Sangster sobre la novela de Josephine Tey “Brat Farrar” (1949). Producción: Anthony Hinds, Basil Keys para Hammer Film Productions. Origen: Gran Bretaña. Duración: 80 minutos. Intérpretes: Janette Scott, Oliver Reed, Sheila Burrell, Maurice Denham, Alexander Davion, Liliane Brousse.

La joven heredera Eleanor Ashby (Janette Scott) está a punto de suicidarse arrojándose por un acantilado cuando un apuesto muchacho la salva. Este hombre dice ser su hermano Tony, a quien todos en la mansión familiar creían muerto desde hace muchos años. El más preocupado con el regreso de Tony es Simon, el otro hermano de Eleanor (Oliver Reed), un codicioso psicópata.

Adaptación del libro de la escocesa Josephine Tey (1896-1952), cuyo verdadero nombre era Elizabeth MacKintosh (otra de sus novelas fue filmada por Hitchcock, Inocencia y juventud, 1937). En su tercer largometraje como director, Freddie Francis explota al máximo las posibilidades del CinemaScope en blanco y negro (dos años antes había fotografiado en este formato Los inocentes, de Jack Clayton, sobre “Otra vuelta de tuerca” de Henry James) y muestra un impecable manejo del suspenso, siendo Psicosis la influencia más evidente. A pesar de que la autora no figura en los créditos, la película resulta bastante fiel a la novela original (publicada en Argentina en la colección El Séptimo Círculo). En 1986 “Brat Farrar” fue adaptada para una miniserie de la BBC.

Martes 8 de julio a las 17 y a las 20 horas
El signo del diablo (Eye of the Devil, 1966)
Dirección: J. Lee Thompson. Guión: Robin Estridge, Dennis Murphy, basado en la novela de Philip Loraine (su nombre completo era Robin Philip Loraine Estridge, único autor masculino del ciclo) “Day of the Arrow” (1964, no traducida al castellano). Producción: John Calley, Martin Ransohoff para Filmways Pictures. Origen: Gran Bretaña. Duración: 92 minutos. Intérpretes: Deborah Kerr, David Niven, Sharon Tate, David Hemmings, Donald Pleasence, Flora Robson, Emlyn Williams, Edward Mulhare.

El rico marqués Philippe de Montfaucon (David Niven), dueño de viñedos en Burdeos, deja repentinamente su moderno piso en París y se dirige al antiguo castillo familiar para atender unos problemas en las cosechas. Su consternada esposa Catherine (Deborah Kerr) llega al castillo unos días después, acompañada de sus hijos. Catherine encuentra a su marido extrañamente cambiado. Un ambiente malsano rodea los viñedos, y Catherine pronto empezará a dudar de su propia cordura.

Inquietante y perturbadora película de misterio, El signo del diablo se destaca tanto por la puesta en escena de J. Lee Thompson (cuya utilización sistemática del montaje paralelo no se parece a la de ningún otro director: recuérdese La bahía del tigre) como por el impresionante reparto, único en una película de este género. La aquí debutante Sharon Tate interpreta, paradójicamente, el papel de una adoradora del demonio.

Martes 15 de julio a las 17 y a las 20 horas
Una noche interminable (Endless Night, 1971)
Dirección: Sidney Gilliat. Guión: Sidney Gilliat sobre la novela de Agatha Christie “Endless Night”, 1967 (editada en castellano como “Noche eterna”, Editorial Molino, España). Producción: Leslie y Sidney Gilliat para EMI Films, National Films Trustee Company, British Lion Film Corporation. Origen: Gran Bretaña. Duración: 99 minutos. Intérpretes: Hayley Mills, George Sanders, Britt Ekland, Hywel Bennett, Per Oscarsson, Aubrey Richards, Ann Way.

Ambicioso y narcisista, el joven Michael (Hywel Bennett) deja su empleo de chofer para casarse con la hermosa heredera Ellie (Hayley Mills), la sexta mujer más rica del mundo. Se mudan a una moderna casa en Gypsy’s Acre, una región supuestamente maldita. La casa se convertirá poco a poco en el lugar de sus peores pesadillas.

El director Sidney Gilliat, antiguo guionista de Hitchcock (La dama desaparece, La posada maldita), renueva con entusiasmo los tópicos de las historias góticas, creando una atmósfera sobrecogedora en una casa de diseño futurista y utilizando inquietantes imágenes surrealistas en los momentos menos esperados. La música de Bernard Herrmann, que aquí incorpora instrumentos electrónicos, es un claro homenaje a las películas de Sir Alfred.
Agatha Christie (1890-1976) dijo una vez que su novela “Noche eterna” era la mejor de toda su obra (la escribió cuando ya tenía casi 100 libros publicados), pero se disgustó con las explícitas -para 1971- escenas eróticas de la película.

Todas las películas en idioma original con subtítulos en castellano

BAC (British Art Centre, Suipacha 1333)
Entrada libre y gratuita

 

Artículos recientes

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí