Porta Fouz: “Creo que en el BAFICI John Waters rinde más que Clooney”

Antes del comienzo del 20 BAFICI, que se iniciará mañana con la proyección del filme Las Vegas de Juan Villegas, dialogamos con el director artístico del evento. Javier Porta Fouz nos habló sobre la distribución del cine independiente, la selección de este año, los invitados que acudirán al Festival y otras novedades que traerá la vigésima edición de uno de los eventos cinematográficos más importantes de la región.

-¿Cuál es la principal característica o novedad que presenta la programación de este año?

Apenas terminó la edición de 2017 lo primero que me puse a pensar fue en como incrementar la oferta de películas los fines de semana, ya que se colmaban las salas (y no solo para películas que pensé que  podían llenar, sino otras que no creía), entonces descubrí que había mayor demanda y traté de trabajar para que la oferta fuera mayor. Por eso, este año se agregan salas los fines de semana, que es una novedad que puede parecer un poco técnica, pero es importante para facilitar el acceso, que es una de las principales funciones del BAFICI. Por lo demás la programación es una profundización de las políticas que seguimos desde 2016 (año en el que Porta Fouz asumió el cargo).

-Llevas 18 años cumpliendo distintos roles en el BAFICI y este será tu tercer año a cargo de la dirección artística ¿Cuáles son los objetivos que te propusiste para el Festival al asumir el cargo y en qué medida se están consiguiendo?

Uno de los objetivos que me propuse al iniciar mi gestión fue el de traer todos los años un invitado que los cinéfilos locales tuvieran como una referencia importante y lo quisieran conocer. Este año se consiguieron varios invitados de esas características como John Waters, Philippe Garrel y Ewen Bremner, entre otros.

Otra parte importante de lo que planteé, era recuperar la idea del BAFICI como lugar para que las películas tengan su estreno mundial. Me parece que eso habla del prestigio del Festival. Que haya tantos cineastas que elijan el BAFICI para estrenar su película, y no solo cineastas argentinos, me parece un dato fundamental y habla de la percepción positiva del Festival en el mundo. Este año tenemos el record de filmes que tendrán sus premieres mundiales e internacionales.

Otra cosa que quise implementar es que el evento tenga un carácter festivo, que los invitados se conozcan entre sí. Hay un nuevo rol y es el de una persona que está con ellos en el desayuno haciendo que se conozcan. Es una amabilidad que me parece que es fundamental, sobre todo en tiempos en los que los festivales son la experiencia de estar.

También me planteé volver a tener una sala grande. Desde el cierre del Atlas Santa Fe había películas que podían estar en salas con más de 500 butacas y no teníamos, así que inmediatamente pedí contar con la sala principal del Cine Gaumont.

-Durante el lanzamiento del Festival hiciste hincapié en la distribución del cine independiente en nuestro país ¿Cómo puede el BAFICI llegar a consolidarse como una plataforma de lanzamiento del cine independiente internacional?

La relación del Cine independiente con el BAFICI me parece crucial. Si uno analiza las cifras de cómo le va cuando se estrena una película independiente, dice “pero este cine lo ve poca gente”. Creo que la discusión debería ir por otro lado: Ok, este cine lo ve poca gente, pero ¿Se le dio la oportunidad, con condiciones aceptables, de que lo vea mucha gente? ¿Hay políticas de distribución y exhibición, y no solo de producción que apoyen a este tipo de cine?

No soy nacionalista y estoy convencido de que la Argentina produce un cine extraordinario, probablemente el mejor de Latinoamérica. Hay muchas películas que tienen gran potencial y a veces me da bronca que estos filmes se estrenen un jueves junto a otras ocho películas argentinas porque se amontonan entre septiembre y diciembre. Entonces no se probó todavía que el cine independiente argentino no funciona en taquilla, habría que ver que sucede con una política clara que apoye la distribución independiente.

Me parece que el BAFICI es una plataforma de lanzamiento para el cine argentino, este año hay 58 largometrajes, de los cuales 48 se presentan como premiere mundial. Somos el Festival que más películas argentinas estrena, por eso creo que debemos tener una posición sobre cómo les va a ir a esas películas cuando se estrenen. Cuando veo que la mayoría se lanzan en el cuatrimestre más flojo del año y todas juntas, me da bronca. Es energía, calidad y arte en un punto desperdiciado, son recursos del Instituto de Cine que podrían rendir más si se trabajara mejor, con una política de exhibición y distribución.

Estamos en esa línea, por primera vez el INCAA, en conjunto con un distribuidor privado, dará un premio a una película de la competencia internacional que podrá ser argentina o extranjera.

Que el INCAA apoye la distribución independiente, más allá del cine argentino, es una novedad. Es algo por lo que vengo peleando desde hace casi dos décadas. Hay una entrevista mía en El amante a Jorge Coscia (Ex director del INCAA), en la que le planteo esto y el niega por completo esta idea. A mí me parece que era una política para seguir, que tiene inspiración en el modelo francés. Me parece que el BAFICI tiene que meterse en el destino del cine independiente, en el sentido de que llegue a mayor cantidad de gente. Las películas que funcionan por debajo de su potencial a mí me dan pena, bronca y ganas de que le lleguen a más público.

-¿Que podrías comentarnos sobre la selección de filmes argentinos de este año?

Tenemos muchas películas flamantes que se están completando horas antes de que se inicie el Festival, eso tiene que ver con lo que hablábamos antes de elegir al Festival como plataforma de lanzamiento. Por eso también estoy trabajando para que las películas sean vistas por la crítica en las salas de cine. No dejar que las películas sean vistas por anticipado, me parece que es cuidar al festival, a las películas y a la idea de estreno mundial. Una premiere mundial no se cubre por anticipado en ningún gran Festival del mundo, nosotros tenemos que creer en el Festival y en las películas argentinas.

Específicamente sobre las películas argentinas de este año, tenemos una selección que me gusta muchísimo, tengo un equipo de programadores con el que trabajamos todo el tiempo: discutimos, argumentamos y me parece que lo que quedó es una selección muy poderosa que combina nombres históricos del BAFICI y óperas primas.

Tenemos los nuevos filmes de Albertina Carri, Perrone, Wolf, Solanas, Rosendo Ruiz, Campusano, y el regreso de Darío Mascambroni que debutó en el BAFICI con Primero enero.

En definitiva, tenemos una selección muy fuerte de cine argentino que demuestra esa variedad, esas diferentes edades. Me gusta mucho la potencia del cine nacional y me parece que se ve reflejada en el BAFICI. Algunas personas que vieron los títulos de la competencia argentina me dijeron “pero están todas”, es una hipérbole, pero refleja esa variedad de nombres y propuestas.

-Se viene otro año fuerte en invitados y atracciones: John Waters + Isabel Sarli, Philippe Garrel, y ese fenómeno lamentablemente oculto por estas tierras que es 31 minutos…

Fue un trabajo de años para tratar de tener el show y que la gente de 31 minutos estuviera acá. La Embajada de Chile y el Centro Cultural Matta nos dieron un gran apoyo.

31 minutos es muy popular incluso fuera de Chile, por ejemplo en México, y acá es conocido en círculos muy pequeños. Entonces me parece un evento muy importante. Es uno de los productos infantiles más fuertes que han salido de Latinoamérica, como la película Anina, que participó de la competencia internacional del BAFICI.

Si bien la película de 31 minutos ya se había exhibido en una edición anterior del Festival, esta vez también vamos a tener capítulos de la serie y el show en vivo, que es un evento muy grande. Espero que sea una fiesta, es una excelente presentación para grandes y chicos.

En cuanto a los invitados, el hecho de que la gente con la que me encontraba a principio de año me preguntara quien sería el gran invitado de esta edición, me gustó mucho porque empieza a imponerse la idea de que vamos a tener un gran invitado cada año, con ese perfil cinéfilo. No pasó siempre eso, y me encanta que sea algo la gente espere y exija.

Esperemos que el BAFICI pueda tener siempre un invitado de relevancia cinéfila, porque hay que pensar también que esa relevancia es distinta en el BAFICI y en el resto del mundo. Creo que en el BAFICI John Waters rinde más que George Clooney, y en el mundo no es necesariamente así. Ojalá esto se prolongue a lo largo de los años, más allá de quien siga a cargo del Festival, y podamos seguir teniendo a estos héroes cinéfilos.

Por Fausto Nicolás Balbi
@FaustoNB

Foto: Festival de Cine de Lima

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail