Nuestro puntaje

8/10

Metran men hada al-turab / Dos metros de esta tierra (Palestina – 2012)
LATINARAB3: Competencia oficial

Dirección, guión y Montaje: Ahmad Natche / Dirección de fotografía: Rosibel Rojas / Sonido: Waleed Agel, Nadeem El Husary, Nicolás Tsabertidis / Montaje: Ahmad Natche / Intérpretes: Raouf Haj-Yahia, Noémi Kahn, Omaima Hamori, Shaden Saleem, Linda Sadi, Samah Amer, Anas Abu Oun / Duración: 80 minutos

Dos metros de esta tierra muestra los preparativos para un festival de música que está a punto de celebrarse en Ramallah. Artistas, miembros de la prensa y técnicos coinciden en un espacio que permite a Ahmad Natche enhebrar un relato coral donde lo más importante es la observación de la cotidianidad. Natche narra con solvencia, elegancia y planos fijos que se van re elaborando a partir del movimiento interno.

El título de este filme remite a un poema de Mahmoud Darwish, una de las mayores personalidades de la cultura palestina. Darwish, fallecido en el exilio, se destacó por su sensibilidad a la hora de describir la vida cotidiana en los campos palestinos. En su homenaje el cineasta busca generar una estética y una narración que dialoguen con su obra. Aunque desde lo formal no tenga tantos puntos de contacto, es un procedimiento cercano al que utilizó el cineasta argentino Gustavo Fontán en La orilla que se abisma sobre el trabajo del poeta entrerriano Juan L. Ortiz.

El discurso del director no está ausente de posturas políticas. El simple hecho de realizar una película en Ramallah es un hecho político. Pero las alusiones más directas quedan en la primera mitad del relato. El filme se inicia con fotos fijas en blanco y negro de jóvenes soldados palestinos de la década del 40. Un rato más tarde se presenta el testimonio de una mujer refugiada que expresa sus experiencias por aquellos años. Ambas secuencias aparecen como parte del armado de un programa de Televisión.

Más tarde la ficción prevalece y si bien hay diálogos que refieren a las dificultades de vivir en Palestina en la actualidad, aflora la imagen de una ciudadanía multicultural en donde la represión israelí no impide el optimismo y la batalla por expresar y dar a conocer su propia identidad, y el ideal que se persigue, la libertad.

Por Fausto Nicolás Balbi
fausto@cineramaplus.com.ar

 

Nuestro puntaje

8/10

Metran men hada al-turab / Dos metros de esta tierra (Palestina – 2012)
LATINARAB3: Competencia oficial

Dirección, guión y Montaje: Ahmad Natche / Dirección de fotografía: Rosibel Rojas / Sonido: Waleed Agel, Nadeem El Husary, Nicolás Tsabertidis / Montaje: Ahmad Natche / Intérpretes: Raouf Haj-Yahia, Noémi Kahn, Omaima Hamori, Shaden Saleem, Linda Sadi, Samah Amer, Anas Abu Oun / Duración: 80 minutos

Dos metros de esta tierra muestra los preparativos para un festival de música que está a punto de celebrarse en Ramallah. Artistas, miembros de la prensa y técnicos coinciden en un espacio que permite a Ahmad Natche enhebrar un relato coral donde lo más importante es la observación de la cotidianidad. Natche narra con solvencia, elegancia y planos fijos que se van re elaborando a partir del movimiento interno.

El título de este filme remite a un poema de Mahmoud Darwish, una de las mayores personalidades de la cultura palestina. Darwish, fallecido en el exilio, se destacó por su sensibilidad a la hora de describir la vida cotidiana en los campos palestinos. En su homenaje el cineasta busca generar una estética y una narración que dialoguen con su obra. Aunque desde lo formal no tenga tantos puntos de contacto, es un procedimiento cercano al que utilizó el cineasta argentino Gustavo Fontán en La orilla que se abisma sobre el trabajo del poeta entrerriano Juan L. Ortiz.

El discurso del director no está ausente de posturas políticas. El simple hecho de realizar una película en Ramallah es un hecho político. Pero las alusiones más directas quedan en la primera mitad del relato. El filme se inicia con fotos fijas en blanco y negro de jóvenes soldados palestinos de la década del 40. Un rato más tarde se presenta el testimonio de una mujer refugiada que expresa sus experiencias por aquellos años. Ambas secuencias aparecen como parte del armado de un programa de Televisión.

Más tarde la ficción prevalece y si bien hay diálogos que refieren a las dificultades de vivir en Palestina en la actualidad, aflora la imagen de una ciudadanía multicultural en donde la represión israelí no impide el optimismo y la batalla por expresar y dar a conocer su propia identidad, y el ideal que se persigue, la libertad.

Por Fausto Nicolás Balbi
fausto@cineramaplus.com.ar

 

LATINARAB3: Dos metros de esta tierra (2012), de Ahmad Natche

Nuestro puntaje

8/10

Metran men hada al-turab / Dos metros de esta tierra (Palestina – 2012)
LATINARAB3: Competencia oficial

Dirección, guión y Montaje: Ahmad Natche / Dirección de fotografía: Rosibel Rojas / Sonido: Waleed Agel, Nadeem El Husary, Nicolás Tsabertidis / Montaje: Ahmad Natche / Intérpretes: Raouf Haj-Yahia, Noémi Kahn, Omaima Hamori, Shaden Saleem, Linda Sadi, Samah Amer, Anas Abu Oun / Duración: 80 minutos

Dos metros de esta tierra muestra los preparativos para un festival de música que está a punto de celebrarse en Ramallah. Artistas, miembros de la prensa y técnicos coinciden en un espacio que permite a Ahmad Natche enhebrar un relato coral donde lo más importante es la observación de la cotidianidad. Natche narra con solvencia, elegancia y planos fijos que se van re elaborando a partir del movimiento interno.

El título de este filme remite a un poema de Mahmoud Darwish, una de las mayores personalidades de la cultura palestina. Darwish, fallecido en el exilio, se destacó por su sensibilidad a la hora de describir la vida cotidiana en los campos palestinos. En su homenaje el cineasta busca generar una estética y una narración que dialoguen con su obra. Aunque desde lo formal no tenga tantos puntos de contacto, es un procedimiento cercano al que utilizó el cineasta argentino Gustavo Fontán en La orilla que se abisma sobre el trabajo del poeta entrerriano Juan L. Ortiz.

El discurso del director no está ausente de posturas políticas. El simple hecho de realizar una película en Ramallah es un hecho político. Pero las alusiones más directas quedan en la primera mitad del relato. El filme se inicia con fotos fijas en blanco y negro de jóvenes soldados palestinos de la década del 40. Un rato más tarde se presenta el testimonio de una mujer refugiada que expresa sus experiencias por aquellos años. Ambas secuencias aparecen como parte del armado de un programa de Televisión.

Más tarde la ficción prevalece y si bien hay diálogos que refieren a las dificultades de vivir en Palestina en la actualidad, aflora la imagen de una ciudadanía multicultural en donde la represión israelí no impide el optimismo y la batalla por expresar y dar a conocer su propia identidad, y el ideal que se persigue, la libertad.

Por Fausto Nicolás Balbi
fausto@cineramaplus.com.ar

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail