La sala BAMA, que reabrió con el apoyo del INCAA, cumplió 50 años

La Presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales Lucrecia Cardoso estuvo presente en la conmemoración del cincuentenario de la apertura de la sala Cine Arte.

Después de unas breves palabras, la presidenta del INCAA entregó a los responsables dos placas conmemoratorias del aniversario. Luego del se proyectó el premiado corto argentino Luminaris y la emblemática 8 y 1/2, de Federico Fellini, una de las grandes obras del cine universal, película con la cual se inauguró la sala 50 años atrás.

Lucrecia Cardoso destacó:
«Por suerte tenemos la posibilidad de conmemorar los 50 años de la inauguración de esta sala que era el cine Arte. Regresar acá me trae una emoción enorme y eso se lo debemos a la gente que llevó adelante este emprendimiento, especialmente a Guillermo Cisterna Mansilla, Carlos Affur y todos esos héroes anónimos que hacen posible esta patriada de recuperar y mantener un cine como éste. Como para festejar en conjunto con los espectadores y todo ese conjunto anónimo que forma la gente de cine. Esto es parte de un circuito cultural emblemático, histórico, que forma parte indisoluble de nuestra ciudad. Yo los felicito porque esto es hacer una gran apuesta, correr riesgos y la verdad que por el BAMA Arte se merecen todo el reconocimiento. Además el estado en que han quedado las salas, cómo se ha mejorado la calidad de la exhibición, la programación y todas las propuestas de cine que se están llevando adelante es un orgullo para todos.

El INCAA va a seguir estando acá acompañándolos en esta epopeya de reabrir un lugar histórico y permitiendo que la sala pueda cumplir sus 50 de existencia.»

La sala que fue abierta en 1964 (en la actualidad está administrada por BAMA – Buenos Aires Mon Amour), reabrió sus puertas en el 2013 con el apoyo del INCAA.

El lugar fue durante décadas la catedral del cine no comercial, por su pantalla pasaron clásicos como «El séptimo sello» y «El silencio«, de Ingmar Bergman, «El proceso«, de Orson Welles, «Cenizas y diamantes«, de Andrzej Wajda, «El sirviente«, de Joseph Losey, «Hace un año en Marienbad«, de Alain Resnais, «Rocco y sus hermanos«, de Luchino Visconti, «La pasión de Juana de Arco«, de Carl Theodor Dreyer y otros ejemplos de ese siglo XX que fue único para el cine.

El Cine Arte recibió visitas famosas como la apoteótica llegada de Vittorio Gassman junto a su entonces pareja Juliette Mayniel, Nino Manfredi y los directores Dino Risi y Ettore Scola (previo a «Nos habíamos amado tanto«).

Esta sala cerró varias veces, cambió de nombre, en los 90 intentó revivir como teatro de variedades, ofreció cine porno, funcionó brevemente como Arteplex Centro y volvió a cerrar ante el temor de muchos por el destino del inmueble.

Puesto a nuevo, con tecnología digital en imagen y sonido y con tres salas, el ahora bautizado BAMA Cine Arte sigue apostando al cine de calidad con títulos que no abundan en el resto de la cartelera dentro de una programación que intenta hacer honor a esa sala que vio la luz hace medio siglo.

Fuente: Prensa INCAA

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail