Filmoteca: Cuatro Magníficos Westerns

Este fin de semana Filmoteca en vivo presenta gratis y en fílmico, cuatro grandes Westerns, comenzando por el gran clásico A la hora señalada, de Fred Zinnemann, protagonizado por Gary Cooper.

Las proyecciones tendrán lugar hoy desde las 23hs y mañana a partir de las 19hs en la sala de cine de la ENERC – sede Centro (Moreno 1199 – Ciudad Autónoma de Bs. As.). Las entradas se entregarán 30 minutos antes en la primera función del día y 15 minutos después de comenzada la función anterior.

VIERNES 6

23.00hs A LA HORA SEÑALADA (High Noon, EUA-1952) dir. Fred Zinnemann, c/Gary Cooper, Grace Kelly, Thomas Mitchell, Lloyd Bridges, Katy Jurado, Otto Kruger. 85’.
Su historia exterior es la de un western, donde el sheriff Gary Cooper debe enfrentar al maleante que se aproxima al pueblo (Ian MacDonald), pero esa lucha final es la culminación de un cuadro dramático local, que es realmente la sustancia del asunto. Una descripción de caracteres y disculpas, narrada con gran economía de diálogos, es no sólo el centro del film sino también, acumulativamente, un factor de suspenso que anuncia como más peligrosa la lucha final. Al fondo del film, y como contraste a la completa objetividad de la narración, es un efecto poético el que importa, la insinuada parábola del Hombre frente a la Muerte o al Destino, privado de la ayuda de sus semejantes, aun cuando éstos puedan representar al amor, a la amistad, a la prudencia o al valor. Se trata de un film singular y hermoso, que pocos críticos supieron apreciar en su momento.

SÁBADO 7

19.00 LA ABRASADORA (Ramrod, EUA-1947) de André De Toth, c/Veronica Lake, Joel McCrea, Arleen Whelan, Don DeFore, Preston Foster, Donald Crisp. 94’. Doblada al castellano.
El tema es un clásico del género: el enfrentamiento entre granjeros y ganaderos. En medio de ambos bandos está Joel McCrea, un ex ganadero que no ha podido superar la temprana muerte de su esposa. McCrea trata de lograr un acuerdo pacífico entre ambos bandos, pero pronto lo superan las circunstancias y, sobre todo, Veronica Lake. Con un peinado característico, que le tapaba un ojo (quizá inspirado en su marido, el director Andre de Toth, que era tuerto), Lake definió un tipo particular de mujer fatal, muy adecuada al cine negro de los ’40, aunque también destacó en comedias. Este excelente western, muy poco visto en la actualidad, traslada al Oeste esa imagen amoral de sus personajes más característicos y la transforma en eje de la trama.

21.00 EL TREN DE LAS 3:10 A YUMA (3:10 to Yuma, EUA-1957) de Delmer Daves, c/Van Heflin, Glenn Ford, Felicia Farr, Leora Dana, Richard Jaeckel. 92’.
Acosado por las deudas, el ranchero Van Heflin acepta hacerse cargo de Glenn Ford, un peligroso delincuente, a quien debe llevar a prisión en el tren del título. El problema es que los cómplices de Ford no están dispuestos a abandonar a su jefe. Una obra maestra de suspenso, con varios puntos de contacto con A LA HORA SEÑALADA, pero con un punto de vista completamente distinto sobre los protagonistas y su capacidad de redención. La escena en que Glenn Ford seduce a una muchacha en un bar, importante para establecer el hastío que domina la vida en el pueblo y establecer un motivo recurrente de presión sobre el personaje de Van Heflin, resulta sorprendentemente adulta y revela que en 1957 las restricciones del código de censura podían desestimarse alegremente.

23.00 RÍO BRAVO (Ídem., EUA-1959) de Howard Hawks, c/John Wayne, Dean Martin, Ricky Nelson, Angie Dickinson, Walter Brennan, Ward Bond. 141’.
Un sheriff, un borracho, un chico y un viejo rengo se atrincheran en la comisaría del pueblo para evitar que un grupo de malhechores libere a un criminal. La trama es una tenue excusa para describir con todo detalle los distintos lazos afectivos que se establecen entre esos personajes: el sheriff cuida a su amigo borracho como si fuera su hermano mayor; el viejo rengo se ocupa de ambos y a la vez exige atención como si fuera un abuelo; el chico ha visto a su jefe morir asesinado por los villanos y no necesita mucho más para incorporarse voluntariamente a esta improvisada familia. Mientras en la taberna los villanos interpretan melodías ominosas, en la comisaría los cuatro héroes cantan country & western, con alegría y tranquilidad. Todos son profesionales que harán lo que deba hacerse y, ante esa realidad, el criminal preso y las melodías ominosas tienen poca importancia. Lo único que importa, lo único verdadero, es la amistad que los vuelve fuertes. Después, si hay tiempo, también el amor. John Ford inventó el western clásico, pero Hawks lo llevó a la modernidad.

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail