Crítica, análisis y noticias de Cine

Crítica: Thelma (2017), de Joachim Trier

Thelma (Noruega / Suecia / Francia / Dinamarca – 2017)
MDQFEST32: Competencia internacional

Dirección: Joachim Trier / Guion: Eskil Vogt, Joachim Trier / Fotografía: Jakob Ihre / Montaje: Olivier Bugge Coutté / Sonido: Gisle Tveito / Producción: Thomas Robsahm / Intérpretes: Eili Harboe, Kaya Wilkins, Ellen Dorrit Petersen, Henrik Rafaelsen / Duración: 116 minutos.

Esta última película del ya conocido joven director noruego (nacido en Dinamarca) Joachim Trier, comienza con una escena intrigante, perturbadora y narrada de manera simple e implacable. Una niña de unos 7 años camina sobre el hielo en un crudo invierno de un pueblito de Suecia. Su padre lleva un rifle y la caminata los conduce al bosque y a la caza. En silencio se detienen cuando ven un cervatillo -y aparece aquí el detalle fulminante-  mientras la niña mira aterrada al animal que supone está por morir, su padre apunta el rifle hacia la cabeza niña, exacto hacia su propia hija. Y aunque la escena no remate en el tiro en la cabeza de ella, la pregunta inevitable se instala en el espectador “¿Qué hombre puede decidir matar a su propia hija? ¿Qué tan amenazante se supone que ella es?”

Ni una respuesta ni la otra llegarán de manera instantánea, pero más allá de la información que puedan reportarnos esos datos, el malestar de ese clima espacial, vincular, de ese silencio de muerte se respira en todo el filme de Trier.

Una madre en silla de ruedas, un padre que parece un santo y una adolescente puritana e ingenua en el marco de una familia católica que se irá a la ciudad a conocer el mundo de la universidad y en especial el de su identidad, entre lo que obviamente cuenta la revelación del deseo sexual en su primera salida feroz al mundo.

Esos elementos son el núcleo elegido, ideal sin duda alguna, para sembrar en este terreno varias semillas de alto riesgo: la represión en todas sus formas, la fuerza del deseo que busca materializarse, la del terror que esto produce y la del castigo que cada sujeto le espera.

Vogt y Trier construyen un guion al espejo de Carrie de Sthephen King , y ante todo de la versión cinematográfica de Brian Di Palma, no por ser igual a ésta en su forma de construir la idea de que la líbido tiene un poder inmedible, se hace carne y podés temblar de una convulsión emocional o hacer que tu mente rodee de llamas a quién desearías ver morir. A ese núcleo germinal se suma el del despertar sexual y lo arrasador del deseo, por eso es que comparten el mismo paradigma pero De Palma y Trier toman caminos estéticos opuestos.

Thelma, más allá de definir como película de género (terror) es angustiante y siniestra pero distante y controlada pues obviamente está teñida de esa estética/ética nórdica, donde la sangre aparece casi en cuentagotas. Los encuadres, la luz y las actuaciones son de una tensión y una visceralidad totalmente contenidas y los diálogos se plagan de razón en vez de salir como una catártica “emoción”. Las emociones aparecen, pero sus formas serán otras, silentes, austeras y lapidarias.

Por Victoria Leven
@victorialeven

80%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail