Crítica: Scattered Night (2019) – MDQFilmFest34

Scattered Night / Heuteojin Bam (Corea del Sur -2019)

Dirección: Lee Jihyoung , Kim Sol / Guion: Lee Jihyoung / Montaje: Lee Jihyoung, Sol Kim / Sonido: Jung Woohyun / Producción: Lim Dongmin / Fotografia: Kim Jinhyeong / Intérpretes: Moon Seunga, Choi Junwoo, Kim Hyeyoung, Lim Hojun / Duración: 81 minutos.

Esta película originalmente nace como tesis de grado en la carrera de Realización Audiovisual de Lee Jihyoung. A este germen de proyecto curricular se une la realizadora Kim Sol y el filme cobra mayor complejidad y elaboración.

La trama se centra en el universo vincular de una familia cuyos padres están en proceso de separarse. La idea del guion que se ve reforzada en la realización, es narrar este proceso de rearticulación familiar desde el punto de vista de los niños, especialmente de la hija menor, Sumin.

Los temas que atraviesan a este dueto de hermanos tanto en sus preocupaciones como en sus angustias se conjugan en dos puntos esenciales, tanto en comprender el porqué y el para qué de esa separación, como el de tratar de predecir lo que sucederá a futuro con sus vidas. Quien vivirá con que progenitor, como será la vida de los hermanos separados, que sucedería si uno de los padres se queda solo, y así van elucubrando las derivaciones posibles de esta ruptura.

Más allá de la búsqueda de construir un punto de vista desde los niños del relato, el filme no ofrece mayores atractivos, ni visuales, ni argumentales. Su narrativa difusa e imprecisa la presentan como un relato vago, blando, disperso y sin tensiones emocionales.

Se percibe que el tratamiento desde la cámara está como escindido del trabajo con los actores, la mecánica entre la lente y las actuaciones funciona si hicieran una tarea complementaria pero no conectada realmente, no hay una unión intima entre ambas, por lo tanto se genera una articulación narrativa fallida o difusa.

La película, que propone una noche donde se juega en el plano de los niños toda la tensión de esa separación, arriba a ese estadío de mayor clima en el relato muy sobre el final, por lo que el resto de la película es una gran meseta en cuanto a los términos del tratamiento del conflicto.

Una película muy embrionaria, ya que ni las emociones han madurado para conmover al espectador, ni el lenguaje cinematográfico propone muchos matices para llevarnos de recuerdo fuera de la sala.

Por Victoria Leven
@LevenVictoria

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail