Crítica: Réduit (2022), de Leon Schwitter – MDQFF37

Réduit (Suiza – 2022)
MDQFF37: Competencia Internacional – Premiere Mundial

Dirección: Leon Schwitter / Guion: Leon Schwitter, Michael Karrer / Producción: Caroline Hepting, Rea Televantos, Leon Schwitter, Michael Karrer / Fotografía: Robin Angst / Montaje: Michael Karrer / Intérpretes: Peter Hottinger, Dorian Heiniger / Duración: 82 minutos.

Una primera impresión es que en quince minutos se puede inferir todo en la película, desde el punto de vista estético y narrativo. La relación, áspera como el paisaje, entre un padre y su pequeño hijo es la tesis que pone en escena con mínimos recursos el director. La visita del niño se prolonga más de lo previsto como consecuencia de una demanda paterna fundada en la soledad y la frustración, entonces cierta tensión se construye gradualmente, conjugando los dilemas emocionales con los de supervivencia en un territorio inhóspito e inabarcable.

Una de las ideas recurrentes en el cine que vemos por los festivales es la deshumanización progresiva de los personajes. Hay, en este sentido, una especie de regresión hacia instintos bestiales y mucho tienen que ver los ambientes y las circunstancias. Este determinismo, de índole naturalista, parece atravesar diversas propuestas, como si se tratara de fotogramas de una misma película, eterna. La puesta en escena y ciertas resoluciones dramáticas nos internan generalmente en un espacio sórdido, frío, que genera distancia. Réduit no escapa a estas intenciones y los Alpes devienen como el lugar ideal para asociaciones del estilo, fundamentalmente porque el encierro no tiene que ver con interiores pandémicos necesariamente, sino con aperturas hacia lo inconmensurable. No obstante, esto no impide pensar en una postulación implícita sobre la obsesión que tiene el padre con la posibilidad del fin del mundo. Así lo deja ver su modo de vida basado en conservar alimentos en un reducto cuyos rasgos están más vinculados con un refugio que con un hogar.

Y en este lacónico esquema, el pequeño debe decodificar y contener los dilemas de un padre afectado que busca retenerlo cuando debe regresar con su madre. Eso es todo lo que se ve. Lo importante es lo sugerido. El mayor inconveniente es que este drama minimalista, filmado con prolijidad de laboratorio, agota sus procedimientos tempranamente.

Por Guillermo Colantonio
@guillermocolant

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail