Crítica: La señora Haidi (2017), de Daniel Alvaredo y Rafael Menéndez

La señora Haidi (Argentina – 2017)

Dirección: Rafael Menendez y Daniel Alvaredo / Guion: Ova Canis / Productor: Carlos Federico Piwowarski / Fotografía: Pablo Parra / Edición: Rafael Menendez / Música: Pablo Sala / Intérpretes: Maria Leal, Guillermo Pfening, Maria Abadi / Duración: 76 minutos.

TERROR FUERA DE CAMPO

La señora Haidi  tiene un planteo similar al de Misery, sólo que establece su punto de vista desde “la mala”, por lo menos al principio. La susodicha Haidi (María Leal) es una mujer sola, vive con dos perros que se suponen feroces, fue enfermera y es muy religiosa. Una pareja se accidenta con el auto y caen en su casa pidiendo ayuda. Todo lo que suponemos que pasará de ahí en más es básicamente lo que pasa: la señora no los dejará irse con diversos artilugios hasta que ellos se rebelen por fin y ella decida abiertamente matarlos.

El plano de apertura parece de cuento de hadas, pero de esos cuentos crueles y sádicos que leíamos de chicos sin llegar a comprender su crueldad sino luego y retrospectivamente. Después la puesta en escena intentará imitar la atmósfera del género terror, pero con una producción y una factura más televisiva que cinematográfica. Incluso las actuaciones tendrán ese tono, especialmente la de María Leal, siempre exagerada, obvia y unívoca pero sin la locura desbocada que podría generar tal paroxismo.

El bajo presupuesto no está compensado con ingenio ni pericia. Todas las escenas que involucran violencia están siempre fuera de campo en sus momentos culmines lo que nos priva, aunque sea de un placer gore que sí parece prevalecer en el terror de las últimas producciones tanto norteamericanas como europeas, pero que tampoco es ajeno a nuestra industria. Para tal caso podríamos recordar esa extrañeza que fue Sudor frío (2010) cuyos efectos especiales y una indómita creatividad para la violencia compensaba la simpleza del guion.

La casa en donde sucede el relato nunca termina de convertirse en protagonista, lo que es fundamental teniendo en cuenta que el mundo exterior no tiene ninguna injerencia, desaprovechando así un recurso que podría haber complejizado la acción y la interacción entre los personajes.

Sorprende la falta de creatividad cuando hablamos de un proyecto que, aunque austero en muchas cuestiones, tampoco es una producción independiente sin presupuesto. Cuando se ven este tipo de filmes uno duda que los realizadores se hayan hecho las preguntas más básicas a la hora de emprender una producción: ¿Qué tengo de novedoso para contar? ¿Por qué alguien debería ir a ver esta película?

Por Martín Miguel Pereira
redaccion@cineramaplus.com.ar

20%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte
Un comentario
  1. Francisco Masloski Dice

    Está equivocado el crítico para mi, la película es buena y las actuaciones también son aceptables, no es una película de terror
    que quiere escarbar al máximo las posibilidades del género, lo más importante en la cinta me parece que es el contrapunto entre
    la moral católica exacerbada de la protagonista con la postura de la pareja cautiva, debido a que tuvo en su pasado una situación de deslealtad de su marido que la llevó a matarlo. Por ahi pasa, es interesante la película, no te tiene los pelos de punta, la filmación me
    pareció muy buena también. Lo único, en eso coincido con el crítico, las escenas más sádicas o culminantes se diluyen un poco, como
    la persecución final de los perros. Humildemente, disculpe el disenso. Francisco Masloski

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail