Crítica, análisis y noticias de Cine

Crítica: Escuela Vida (2016), de Silvina Estévez

Escuela Vida (Argentina – 2016)

Dirección y guion: Silvina Estévez / Producción: Silvina Estévez, Gabriela Luraschi / Dirección de Fotografía: Nicolás Pittaluga / Montaje: Leo Zaffaroni / Sonido: Martín Vaisman / Duración: 81 minutos.

El bosque…ese bosque mágico, de los cuentos de hadas y, a veces, el bosque del terror, en esta película se convierte en un refugio de contención, amor y aprendizaje. También, a la vez que es fuente de inspiración, guia el camino para llegar al mar. En ese recorrido es donde la fantasía se puede hacer realidad, porque el bosque brinda los recursos necesarios para realizar los sueños. Es eso lo que buscan los jóvenes de la escuela Número 1 de San Clemente del Tuyú.  Buscan otro tipo de enseñanza, otra metodología, una alternativa. Buscan expandir sus habilidades, sus talentos artísticos, seguir aprendiendo. También a un otro que le pase lo mismo…buscan la identificación.

En esta escuela pública, situada en medio del follaje verde y cerca del mar, se dan clases de guitarra, expresión corporal, teatro y manualidades. El trabajo documental que la directora Silvina Estévez realiza en este instituto, tranquilamente puede interpretarse como un estudio etnográfico tradicional. En este caso, el cuaderno de anotaciones es reemplazado por la cámara. Con planos fijos y sonido ambiente para todas las escenas, nos muestra el día a día de los alumnos, directores, docentes y no docentes. Al ser una escuela de talentos artísticos, la directora pone énfasis en las manos y recurre al plano detalle para mostrarlas creando, como si tuvieran vida propia, como si no las manipulara la propia persona.

Estévez no interviene en lo absoluto en ninguna escena, por lo que se siente que todo fluye naturalmente. Conocemos el modelo de escuela a través de la voz de los chicos y sus actividades. Los vemos estudiar al aire libre en grupos, con el bosque de testigo. Se trata de un documental lineal, que cuenta con un hilo conductor correcto. No necesita arriesgar métodos o incorporar recursos demás, porque todo está en el relato. Como espectador se puede seguir la historia sin ningún problema. En medio de las clases, hay un proyecto para el fin de la cursada, es la representación de la obra de teatro Tarzán. Ésta obra es trabajada durante todo el año, y puede observarse a lo largo del documental su desarrollo, rescatando todo el tiempo el trabajo en equipo, la unión, la amistad y el respeto por el otro.

Por Mariana Ruiz 
@mariana_fruiz

80%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail