Crítica, análisis y noticias de Cine

Crítica: 5 Therapy (2017), de Alisa Pavlovskaya

Terapia 5 / 5 Therapy (Ucrania – 2017)
MDQFEST32: Competencia internacional

Dirección y guion: Alisa Pavlovskaya / Fotografía: Maria Perkunova / Producción: Valeriy Kalmykov, Victor Vilhelm / Intérpretes: Stas Dombrovskiy, Victor Brevis, Alina Putyshyna, Elena Dashevskaya, Sonya Kulagina / Duración: 74 minutos.

Parece ser que todo comenzó a partir de unos posteos de Facebook y concluyó con esta historia basada en las novelas autobiográficas de Stas Dombrowski, un ex adicto a las drogas y criminal que además fue HIV positivo desde los 17 años. Como se ve, al principio fue el caos. Y el caos se trasladó a la película, pero no por la temática pesada que transita necesariamente sino por su carácter disperso. Luego de un comienzo más estimulante en el que la directora retrata con crudeza los bajos fondos y las condiciones de vida en la que se ve envuelto el protagonista, en medio de la mugre individual, social e institucional, el resto no logra desprenderse en ningún momento de cierto tono aleccionador que ya aparece implícito en el marco inicial de la terapia. Allí escuchamos a un personaje leyendo una desiderata que instala la sospecha en torno a una atmósfera de autoayuda. Inmediatamente la apuesta levanta unos puntos cuando diversas focalizaciones tienden a retratar el universo del adicto a partir de una potente observación que no escatima en detalles para entender un mundo de residuos, de desechos materiales y humanos, cuyo principal fundamento no pasa por decisiones estrictamente individuales sino por desidias sociales, familiares e institucionales. Pero la ilusión es momentánea y la falta de coherencia narrativa pone a la película en un camino descartable como las jeringas que aparecen tiradas. Lo que se ven son retazos desparejos en intensidad y un tono que no termina nunca de definirse, a mitad de camino entre la experimentación y la corrección estética (¿de qué modo puede concebirse sino la corrida ralentizada del protagonista con una joven muerta en brazos con mar de fondo?).

Por otro lado, si bien se presenta como un filme independiente y amaga con un registro más revulsivo y potente, cae preso de lugares comunes como la vida carcelaria y la redención posterior en lugar de dimensionar la creatividad del escritor. Hacia el final, todo se resuelve a la velocidad de un videoclip. La pesadilla de Dombrowski (actor protagonista) merecía un tratamiento formal diferente.

Por Guillermo Colantonio
@guillermocolant

 

50%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail