BAFICI: Call Girl, de Mikael Marcimain

Call Girl (Finlandia / Irlanda / Noruega / Suecia – 2012)

BAFICI 2013: Competencia internacional

Dirección: Mikael Marcimain / Guión: Marietta von Hausswolff von Baumgarten  / Fotografía: Hoyte van Hoytema / Producción: Mimmi Spang /Elenco: Pernilla August, Sofia Karemyr, Simon J. Berger, Sven Nordin, David Dencik / Duración: 140 minutos

La historia es clara y correcta en cuanto a dar cuenta del circuito de trata de mujeres para la explotación sexual. Cuenta con precisión el modo en el cual sectores del poder se vinculan con los proxenetas dedicados a lo que se llama la “prostitución vip”. Narra también coherentemente la complicidad de la institución policial, donde se encubren las situaciones que implican a miembros encumbrados del poder político.

Con todo ello, de todos modos, Mikael Marcimain no logra hacer una buena película. La historia responde a los convencionalismos temáticos, el relato es absolutamente monótono, los relatos en paralelo no funcionan como trazas de encuentros o desencuentros y la trama vinculada al thriller carece de todo suspenso. Pero lo peor es la mirada.

El trabajo visual de cualquier película está centrado en la mirada que ejerce el realizador sobre la escena, especialmente sobre los cuerpos. En este caso, proponiendo un discurso sobre la trata, espacio de la objetivación de los cuerpos sujetados a la violencia de la explotación y del deseo de otro, el realizador construye la imagen con la mirada masculina sobre el cuerpo de la mujer. Ese cuerpo es construido, como en la tradición del mainstream cinematográfico, como un objeto de deseo del hombre. Vasta literatura sobre la mirada machista en el cine ha sido escrita como para que un realizador ignore la contradicción entre la trama y el modo de contar.

Con su mirada sobre el cuerpo de las mujeres Marcimain borra con el codo lo que escribe con la mano.

Por Daniel Cholakian
redaccion@cineramaplus.com.ar

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail