TV: Semana de Richard Brooks en Filmoteca

Esta semana Filmoteca temas de cine, en la trasnoche de la Televisión Pública Argentina, dedica su programación a Richard Brooks, realizador estadounidense creador de un cine sutil y atrevido.

Nacido como Ruben Sax en 1912, en sus comienzos fue periodista, actividad que luego influenciaría su búsqueda narrativa. Entró a la industria cinematográfica como guionista y en 1950 debutó como director, gracias a que Cary Grant decidió tomar el riesgo de ponerse a las órdenes de alguien novel, pero que él creía prometedor.

Brooks se convirtió pronto en un realizador prestigioso, caracterizado por una puesta virtuosa, una precisa dirección de autores y por abordar sin temor temas difíciles y arriesgados.

Fue director, productor y guionista y ganó reconocimiento al adaptar, con excelentes resultados, obras con firmas reconocidas de la literatura mundial: Truman Capote, Francis Scott Fitzgerald, Joseph Conrad, Fiódor Dostoyevski, Sinclair Lewis o Tennessee Williams.

En 1960, después de varias nominaciones, ganó un Oscar por el guion adaptado de Elmer Gantry. Dirigió a Humphrey Bogart, Robert Taylor, Stewart Granger, Burt Lancaster, Lee Marvin, Robert Ryan, Jack Palance, Claudia Cardinale, Peter O’Toole y James Mason.

De los directores formados en el Hollywood clásico, Brooks fue unos de los pocos que logró transitar con éxito el pasaje del sistema de estudios al del cine independiente característico de los años 50 y 60, del que se convirtió en uno de los autores emblemáticos.

PROGRAMACIÓN

Lunes: La hora de la venganza (1952) con Humphrey Bogart, Ethel Barrymore, Kim Hunter, Ed Begley y Warren Stevens.
The Day es un periódico creado por un idealista ya muerto y dirigido por otro, Humphrey Bogart, que lo ha sucedido. Las dos hijas del fundador, desinteresadas del periodismo, lo ponen en venta y la compra es inminente. Bogart descubre pronto que el comprador es un magnate periodístico que se propone cerrarlo para librarse de una competencia que le molesta. Mientras todo esto sucede, el diario emprende una campaña contra un capo mafioso, núcleo de una red de corrupción que domina la ciudad. Brooks establece así varias líneas paralelas de acción que convergen en el personaje del editor. Además se las arregla para describir, en un par de escenas simples pero muy eficaces, la devastada vida personal de Bogart y las razones por las que hay que sostener un periodismo libre y diverso. Brooks extrae lo mejor de ese rostro único, ya fatigado, que parecía hecho para encarnar al hombre que decide continuar la batalla aunque la sepa perdida. El final de La hora de la venganza es amargo y triunfal a la vez, lo que permite al realizador dejar claro su “mensaje” sin dejar de ser realista y verosímil. El hecho de que medio siglo después el periodismo libre y diverso ya no exista más, quizá ayude a entender por qué este filme sea tan poco conocido.

Martes: La última cacería (1956) con Robert Taylor, Stewart Granger, Lloyd Nolan, Debra Paget y Russ Tamblyn. Sobre la novela de Milton Lott.
En el año 1883, el territorio de Dakota es el último espacio abierto para las manadas de búfalos. A este territorio llegan dos hombres, Charley Gilson y Sandy McKenzie, dos cazadores de búfalos. En su primera cacería, Gilson captura a una india y a su bebé, pero McKenzie le ayudará a escapar.

Miércoles: A sangre fría (1967) con Robert Blake, Scott Wilson, John Forsythe, Paul Stewart y Jeff Corey. Sobre la novela de Truman Capote.
Además del guionista y director Richard Brooks, otros dos colaboradores de A sangre fría recibieron nominaciones al Oscar. Uno de ellos fue el compositor Quincy Jones, cuya astuta e inquietante partitura jazzera recuerda a la que Duke Ellington hizo para Anatomía de un asesinato. Pero lo más grandioso de A sangre fría, vista hoy, es la absolutamente asombrosa fotografía panorámica en blanco y negro de Conrad Hall. La visión sombría de Hall, su talento para trabajar con la oscuridad y la lluvia, compiten en maestría visual con los noirs clásicos de los cuarenta y cincuenta. Si el tono de Brooks parece a veces exacerbado no es porque la realidad le resulte indiferente. De hecho, se tomó muchas molestias para filmar en la verdadera casa de los Clutter, y para emplear a siete de los doce miembros originales del jurado, así como al verdugo que acabó con las vidas de Smith y Hickock. Con todo, la secuencia más memorable del filme es el escalofriante cuarto de hora dedicado al miedo y la posterior masacre de la familia Clutter. Capturado en imperturbable detalle neodocumental, hiela la sangre tanto como los hechos ocurridos varias décadas atrás. Kenneth Turan (Catálogo BAFICI 2015)

Jueves: Los profesionales (1966) con Burt Lancaster, Lee Marvin, Robert Ryan, Jack Palance y Claudia Cardinale. Sobre la novela de Frank O’Rourke.
Un magnate del petróleo de Texas contrata a cuatro veteranos vaqueros para que busquen a su mujer, secuestrada por una banda de mercenarios capitaneada por Jesús Raza, y cuyo rastro se ha perdido al otro lado de la frontera con México. Cada uno de estos cuatro profesionales es un maestro en su especialidad: uno es experto en rastreo, otro en explosivos, el tercero es domador de caballos y el último es el experto en estrategia y armamento.

Viernes: Lord Jim (1965) con Peter O’Toole, James Mason, Curd Jurgens, Eli Wallach, Jack Hawkins, Paul Lukas, Akim Tamiroff y Daliah Lavi. Sobre la novella de Joseph Conrad.
James Burke asciende rápidamente al rango de primer oficial de la Marina mercante británica. Se alista en el destartalado Patna, que transporta a un grupo de peregrinos musulmanes a La Meca, pero durante una fuerte tormenta abandona el barco, dejando a los pasajeros a su suerte. A Jim lo echan de la Marina y se dedica a vagabundear por los puertos del sur de Asia. Para redimirse, acepta transportar un cargamento de armas al pueblo de Patusan, cuyos nativos viven esclavizados por un caudillo a quien apodan “El general”.

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail