MDQFEST33: Hotel by the river (2018), de Hong Sang-soo

*** Local Caption *** Gang-byun Hotel, Hotel by the River, Hong Sangsoo, Südkorea, 2018, V'18, Features

Hotel by the river / Gangbyun Hotel (Corea del Sur – 2018)
MDQFEST33: Panorama – Autores

Dirección y Guion: Hong Sang-soo / Producción: Jo Hee-young / Fotografía: Kim Hyung-koo / Montaje: Son Yeon-ji / Intérpretes: Ki Joo-bong, Kim Min-hee, Song Seon-mi, Kwon Hae-hyo, Yu Jun-sang / Duración: 96 minutos.

Otra vuelta de Hong Sang-soo y sus relatos mínimos de personajes parlantes, espacios simples y una cámara móvil que está presente siempre cuando las emociones de sus protagonistas hacen huella.

No todas sus películas son “iguales” los temas vuelven a la carga en cada filme repitiéndose o no pero con al genuina preocupación del director de encontrar en ellos formas distintas de abordaje, cristales diversos por los que hablar de cuestiones repetidas. En este caso el relato gira en torno a dos grandes focos: primero la muerte y luego el amor enlazado a ella como parte de la vida misma. Muerte y belleza, porque la belleza aparece como un resorte salvador, una bocanada de aire puro frente al final de todas las cosas.

El escritor recluido en un hotel casi vacío, mirando caer la nieve por el ventanal, recibe a sus hijos casi como un hecho testamentario, y la idea abordada hasta con humor del legado, de lo que le dejamos o no le dejamos a quienes son parte esencial de nuestra historia. El vínculo entre esos tres hombres, padre e hijos se abre camino en sus diálogos de mesa, donde lo más banal es un tema central y lo más existencial se nombra como parte de la banalidad de la vida.

Por otra parte y en ese juego de alternancias adorado por el realizador, al mismo tiempo en el mismo lugar otra realidad discurre. Una enigmática joven hace el duelo por su separación amorosa junto a su amiga que la acompaña en ese estadío donde todo sabe a dolor y pérdida. Allí están, en ese mismo hotel caminando por el parque nevado como dos figuras de una bella pintura japonesa. Se cruzan con los otros personajes con esa extrañeza con la que el azar le permite a los hombres en este mundo vivir el imprevisto. Y todo se tiñe de ese desconcierto de conocer de manera impensada a otro y los enigmas que eso nos genera. Cuando en nuestras fantasías en esas en las que querríamos poder ver al otro tan solo con una mirada, en un solo parpadeo desentrañar toda su vida.

La nieve envuelve todo con ese halo blanco que le imprime al filme. El marco de ese paisaje bucólico que hace de Hotel by the river una bella postal en blanco y negro donde la muerte llega con la simpleza misma con la que ha venido a tocarnos la puerta.

Por Victoria Leven
@LevenVictoria

80%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail