Crítica, análisis y noticias de Cine

FIDBA: Paraíso Perdido (2017), de Reine Mitri

Paraíso Perdido / Lost Paradise (Líbano – 2017)

Dirección: Reine Mitri / Duración: 60 minutos.

AUSENCIA ENCARNADA

“Después entendí que no estaba sólo viviendo todo el tiempo en la nostalgia del pasado, sino en una anticipada nostalgia del presente que se convertiría en pasado”. Ese sentimiento desolador al que se refiere la directora libanesa Reine Mitri, no es otro que su propia desterritorialización de Beirut: los cambios en las construcciones, la extrañeza de la madre cuando vuelve allí, los recuerdos de la muerte del padre, la infancia, el cementerio, el shopping, las rutas; en definitiva, la ciudad ya no es lo que solía ser cuando veraneaba allí con la familia, como tampoco lo es la memoria colectiva.

Por eso, en Paraíso perdido hay un fuerte trabajo de la imagen: los planos son detenidos, pausados tanto en los espacios vacíos como aquellos de circulación, en una suerte de combinatoria de la memoria colectiva y del registro del detalle, en donde cada fragmento, espacio y objeto funcionan como huellas de reconocimiento. Pero también aparece integrada la historia familiar de Mitri a partir de las fotos, los álbumes, de sus propias reflexiones y de las charlas con la madre.

El lazo poético entre ambas memorias está sujeto al tercer soporte que es la piel de la directora, en esas escenas en que se muestra desnuda de espaldas o de frente, con el rostro fuera de cuadro, y el cuerpo se transforma en el lienzo donde se proyectan las imágenes o se imbrica la toma anterior de la ciudad. Entonces, hay un doble proceso de significación: por un lado, la unión de lo íntimo y lo colectivo; por otro, la metáfora femenina de la vida, en un cuerpo que se vuelve anónimo para evidenciar la gestación, el crecimiento y el desarrollo de la población, en ese caso, de Beirut.

Los otros dos temas recurrentes de Paraíso perdido son la niñez y la muerte, polos opuestos de la ley natural pero que dialogan de forma permanente en una ciudad que se vuelve extraña, distante, vacía, manipulada y, por momentos, semejante a un amante que debe contemplarse en su desnudez para recordar cada resquicio por miedo a perderlo o a que sufra más modificaciones en el futuro.

Por Brenda Caletti
@117Brenn

80%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail