Crítica, análisis y noticias de Cine

FIDBA: Esquece Monelos (2016), de Ángeles Huerta

Esquece Monelos (España – 2016)

Dirección: Ángeles Huerta / Guion: Ángeles Huerta y Antón Núñez / Fotografía: Jaime Pérez / Música: Sergio Pena / Duración: 76 minutos.

El río de Monelos circundaba grandes extensiones de terrenos fértiles y atravesaba la ciudad española de La Coruña. Era común ver en sus orillas la proliferación de granjas agrícolas, así como también, el asentamiento de excursionistas que buscaban alejarse de la ciudad.

La construcción de la avenida de Alfonso Molina, a mediados de los años cincuenta, supuso el primer contratiempo para el río, incorporando bloques de viviendas que acabaron con los campos de cultivo. La expansión urbana obligó al entubamiento de su recorrido. Una parte coincide con el trazado de la calle que lleva su nombre en el barrio de Cuatro Caminos.

La directora Ángeles Huerta se adentrará en este río, tanto sentimental como científicamente sea posible,  para describir la historia del Monelos y todo lo que le sucedió durante las últimas décadas. Una voz en off y una toma desde el agua, componen la introducción de un documental que navegará por varios lugares.

Podría decirse que la película se divide en dos partes: por un lado, a través de las entrevistas que realiza a profesores universitarios, profesionales en urbanismo e historiadores, interpreta de una manera técnica la evolución del casco urbano de la ciudad. Por otro, entrevista a los lugareños y a las personas que vivieron, en primera persona, la trasformación del río,  para contar a través de sus relatos cómo impactó este urbanismo en la cotidianidad, en el medio ambiente y en los propios sentimientos. Y aquí  es donde se produce una sensación de relax, cuando se enfrenta al río desde la vivencia de los pobladores, rescatando la memoria emotiva de cada uno de ellos.

Estas dos partes que se desarrollan de manera intercalada, incorporan una poética comparación entre la historia del río y el cuerpo humano, visibilizando imágenes neuronales. En medio del relato de la explicación científica, Huerta nos muestra el recorrido del río en la actualidad, o lo que queda de él. Se lo ve rodeado de edificios, calles, fábricas, mercados, un espacio en donde la modernización intervino sin pedir permiso.

La directora, para trazar un paralelismo entre pasado y presente, nos devela imágenes de archivos y filmes antiguos de lo que había antes de la urbanización, y cómo se fueron construyendo las nuevas edificaciones. Así nos brinda suficiente material para reflexionar, a pesar de la transformación y devastación, acerca de esas personas que rescatan la historia y la cultura de su lugar.

La voz en off  acompañada por grandes tomas de ese hilo de agua que ahora pasa por debajo de las tuberías, hacen de Esquece Monelos una historia sin linealidad. Como el río, el documental surca por diferentes lugares, atraviesa las historias plasmando los recuerdos, y manteniendo viva la memoria colectiva de un pueblo.

Por Mariana Ruiz
@mariana_fruiz

70%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail