Crítica: Tigre (2017), de Silvina Schnicer y Ulises Porra Guardiola

Tigre (Argentina – 2017)

Direccción: Silvina Schnicer, Ulises Porra Guardiola / Guion: Silvina Schnicer / Fotografía: Iván Gierasinchuk / Edición: Delfina Castagnino, Damián Tetelbaum, Ulises Porra Guardiola / Intérpretes: Marilú Marini, María Ucedo, Agustín Rittano, Lorena Vega / Duración: 90 minutos.

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

Tigre es un filme profundamente sensorial, como no hay muchos en nuestra cinematografía. En nuestro país existen entornos salvajes o semi salvajes que dieron lugar, en los mejores casos, a relatos cargados de pasiones, violencia y dramatismo. Entre ellos podemos recordar las célebres Los isleros de Lucas Demare,  Las aguas bajan turbias de Hugo del Carril y hasta La Burrerita de Ypacaraí de Armando Bó con Isabel Sarli, por citar algunas de ellas.

Tigre es quizá dos películas en una ,y contiene referencias a varias otras, pero hay una fundamental que es La Ciénaga de Lucrecia Martel. El agobio, la sensación de pesadez, el lento letargo que significa “estar” en esa casa, no vivirla, fue uno de los grandes logros de la directora de Zama. Eso mismo nos genera esta película: sentimos el calor, los mosquitos, la humedad, aspectos que la vuelven una narración muy sensual, en donde se transpira sexo y muerte.

El relato inicia en el momento que una mujer vuelve a su vieja casa en el Tigre con quien fuera, suponemos, su empleada doméstica. Rápidamente se nos informa que esa vuelta no es (sólo) una cuestión de nostalgia; una empresa está apoderándose de las tierras para realizar un proyecto inmobiliario. No hay mucha información al respecto y todo debemos inferirlo de los diálogos, lo que conforma un acierto pues, al fin y al cabo, no es tan importante para la trama despilfarrar  explicaciones. La idea es poblar la casa, ocuparla. Con tal propósito una serie de personajes irán transitándola, cuyas figuras más pregnantes son las de tres adolescentes (un varón y dos mujeres). Sin embargo, no serán sólo ellos quienes aporten el nervio sexual/sensual que recorre todo el filme.

Hay una subtrama: una preadolescente se ha fugado con unos chicos de su edad y no quiere regresar aunque su hermano se lo pida. Todas las escenas que la incluyan respirarán un extrañamiento onírico muy sugerente, de hecho se cuentan varios sueños durante el relato. La búsqueda que emprende su hermano con un amigo para encontrarla y “rescatarla” tendrá un aire inexorable a Apocalipse Now; los chicos quieren recuperarla de las entrañas del mundo salvaje, pero al encontrarla se dan cuenta que está muy lejos de ser una víctima de todo ello, sino más bien es una domadora de lo indómito.

El desborde de todas las situaciones que van sucediéndose en el filme se convierten en éxtasis de ambas historias, una bacanal desenfrenada que transmuta lo sensual en decididamente dionisíaco.

Por Martín Miguel Pereira
redaccion@cineramaplus.com.ar

90%
  • Criteria

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail