Nuestro puntaje

3/10

Nuestro video prohibido / Sex Tape (Estados Unidos – 2014)

Dirección: Jake Kasdan / Guión: Kate Angelo, Jason Segel y Nicholas Stoller / Fotografía: Tim Suhrstedt / Música: Michael Andrews / Montaje: Tara Timpone y Steve Edwards / Diseño de producción: Jefferson Sage / Intérpretes: Cameron Diaz, Jason Segel, Rob Corddry, Ellie Kemper, Rob Lowe y Jack Black / Duración: 94 minutos

Según Aristóteles la comedia tuvo su origen en los cantos fálicos. Una de las etimologías que se le atribuye a la palabra comedia es komodia, canto del komos. Los komos eran procesiones donde los griegos llevaban falos, se disfrazaban de animales y entonaban canciones de tipo burlesco. Esta celebración era en honor a Dionisio, el dios del vino y la fiesta, y aquí se permitía la libertad del lenguaje (parresía), la audacia, la improvisación y la crítica en tono orgiástico. Se mantenía el acento jocoso, burlesco e incluso hasta insultante. De todos estos elementos mencionados, fundacionales de la comedia, carece Nuestro Video Prohibido.

Jay (Jason Segel) y Annie (Cameron Diaz) conforman un matrimonio, de diez años y con dos hijos, que quiere revivir la época de sexo estimulante que gozaban cuando novios. La rutina y los mandatos laborales los asfixia, y de la etapa en la que fornicaban como conejos solo queda el recuerdo. Tras varios intentos fallidos para recuperar el timing, uno de ellos parece alcanzar el resultado deseado: filmarse teniendo sexo y en varias posiciones. El conflicto se pone en relieve cuando, por un descuido, el video toma estado «semi» público; entonces la dupla hará lo imposible para detener la viralización de este «kamasutra casero».

El problema principal de la película es estructural. En un principio de la narración se plantea a la pareja tratando de reconquistar ese vínculo tan armónico que los unía, que los hizo enamorarse, pero esto no se ahonda y se agota al instante en que el video prohibido toma protagonismo. A partir de entonces la historia se torna endeble y todo pretende funcionar en un raid de gags físicos, muy poco eficaces, y diálogos forzados e insustanciales.

Lo más irónico del filme es que logra ser abrumadoramente conservador cuando en el mismo circulan temas como el sexo, la pornografía y las drogas. Sexo tapado con posiciones extrañas y desapasionadas, y un chiste con cocaína que lo único que aspira es a “alocar” a una mamá aburguesada. Un poco más de desenfreno y lisergia creativa no le habría venido nada mal a Nuestro Video Prohibido.

Por María Paula Ríos
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Nuestro puntaje

3/10

Nuestro video prohibido / Sex Tape (Estados Unidos – 2014)

Dirección: Jake Kasdan / Guión: Kate Angelo, Jason Segel y Nicholas Stoller / Fotografía: Tim Suhrstedt / Música: Michael Andrews / Montaje: Tara Timpone y Steve Edwards / Diseño de producción: Jefferson Sage / Intérpretes: Cameron Diaz, Jason Segel, Rob Corddry, Ellie Kemper, Rob Lowe y Jack Black / Duración: 94 minutos

Según Aristóteles la comedia tuvo su origen en los cantos fálicos. Una de las etimologías que se le atribuye a la palabra comedia es komodia, canto del komos. Los komos eran procesiones donde los griegos llevaban falos, se disfrazaban de animales y entonaban canciones de tipo burlesco. Esta celebración era en honor a Dionisio, el dios del vino y la fiesta, y aquí se permitía la libertad del lenguaje (parresía), la audacia, la improvisación y la crítica en tono orgiástico. Se mantenía el acento jocoso, burlesco e incluso hasta insultante. De todos estos elementos mencionados, fundacionales de la comedia, carece Nuestro Video Prohibido.

Jay (Jason Segel) y Annie (Cameron Diaz) conforman un matrimonio, de diez años y con dos hijos, que quiere revivir la época de sexo estimulante que gozaban cuando novios. La rutina y los mandatos laborales los asfixia, y de la etapa en la que fornicaban como conejos solo queda el recuerdo. Tras varios intentos fallidos para recuperar el timing, uno de ellos parece alcanzar el resultado deseado: filmarse teniendo sexo y en varias posiciones. El conflicto se pone en relieve cuando, por un descuido, el video toma estado «semi» público; entonces la dupla hará lo imposible para detener la viralización de este «kamasutra casero».

El problema principal de la película es estructural. En un principio de la narración se plantea a la pareja tratando de reconquistar ese vínculo tan armónico que los unía, que los hizo enamorarse, pero esto no se ahonda y se agota al instante en que el video prohibido toma protagonismo. A partir de entonces la historia se torna endeble y todo pretende funcionar en un raid de gags físicos, muy poco eficaces, y diálogos forzados e insustanciales.

Lo más irónico del filme es que logra ser abrumadoramente conservador cuando en el mismo circulan temas como el sexo, la pornografía y las drogas. Sexo tapado con posiciones extrañas y desapasionadas, y un chiste con cocaína que lo único que aspira es a “alocar” a una mamá aburguesada. Un poco más de desenfreno y lisergia creativa no le habría venido nada mal a Nuestro Video Prohibido.

Por María Paula Ríos
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Crítica: Nuestro video prohibido (2014), de Jake Kasdan

Nuestro puntaje

3/10

Nuestro video prohibido / Sex Tape (Estados Unidos – 2014)

Dirección: Jake Kasdan / Guión: Kate Angelo, Jason Segel y Nicholas Stoller / Fotografía: Tim Suhrstedt / Música: Michael Andrews / Montaje: Tara Timpone y Steve Edwards / Diseño de producción: Jefferson Sage / Intérpretes: Cameron Diaz, Jason Segel, Rob Corddry, Ellie Kemper, Rob Lowe y Jack Black / Duración: 94 minutos

Según Aristóteles la comedia tuvo su origen en los cantos fálicos. Una de las etimologías que se le atribuye a la palabra comedia es komodia, canto del komos. Los komos eran procesiones donde los griegos llevaban falos, se disfrazaban de animales y entonaban canciones de tipo burlesco. Esta celebración era en honor a Dionisio, el dios del vino y la fiesta, y aquí se permitía la libertad del lenguaje (parresía), la audacia, la improvisación y la crítica en tono orgiástico. Se mantenía el acento jocoso, burlesco e incluso hasta insultante. De todos estos elementos mencionados, fundacionales de la comedia, carece Nuestro Video Prohibido.

Jay (Jason Segel) y Annie (Cameron Diaz) conforman un matrimonio, de diez años y con dos hijos, que quiere revivir la época de sexo estimulante que gozaban cuando novios. La rutina y los mandatos laborales los asfixia, y de la etapa en la que fornicaban como conejos solo queda el recuerdo. Tras varios intentos fallidos para recuperar el timing, uno de ellos parece alcanzar el resultado deseado: filmarse teniendo sexo y en varias posiciones. El conflicto se pone en relieve cuando, por un descuido, el video toma estado «semi» público; entonces la dupla hará lo imposible para detener la viralización de este «kamasutra casero».

El problema principal de la película es estructural. En un principio de la narración se plantea a la pareja tratando de reconquistar ese vínculo tan armónico que los unía, que los hizo enamorarse, pero esto no se ahonda y se agota al instante en que el video prohibido toma protagonismo. A partir de entonces la historia se torna endeble y todo pretende funcionar en un raid de gags físicos, muy poco eficaces, y diálogos forzados e insustanciales.

Lo más irónico del filme es que logra ser abrumadoramente conservador cuando en el mismo circulan temas como el sexo, la pornografía y las drogas. Sexo tapado con posiciones extrañas y desapasionadas, y un chiste con cocaína que lo único que aspira es a “alocar” a una mamá aburguesada. Un poco más de desenfreno y lisergia creativa no le habría venido nada mal a Nuestro Video Prohibido.

Por María Paula Ríos
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail