Crítica: Beginning (2020), de Dea Kulumbegashvili – MUBI

Beginning / Dasatskisi (Georgia / Francia – 2020)
Sello Festival de Cannes 2020.
Toronto 2020: Premio FIPRESCI sección Discovery.
San Sebastián 2020: Mejor película, Mejor guion, Director y Actriz.
Estreno exclusivo a través de la Plataforma Mubi

Dirección: Dea Kulumbegashvili / Guion: Dea Kulumbegashvili, Rati Oneli / Producción: Ilan Amouyal, David Zerat, Rati Oneli / Fotografía: Arseni Khachaturan / Montaje: Matthieu Taponier / Música Original: Nicolas Jaar / Intérpretes: Ia Sukhitashvili, Rati Oneli, Kakha Kintsurashvili, Saba Gogichaishvil / Duración: 130 minutos.

Este filme es el fascinante primer largometraje de la directora georgiana Dea Kulumbegashvili, que en su relato se arriesga a abordar temas filosos como la condición de la libertad, la religión, el poder y el rol de la mujer en una sociedad tradicionalmente patriarcal.

Sin golpes bajos, ni moralina y sin hacer un panfleto de su narración, la realizadora nos imprime una mirada atenta, rigurosa y cruda de sus personajes en su mundo.

El filme comienza con una escena en el interior de un templo de los testigos de Jehová donde David predica un sermón en el que refiere como eje central a la figura de Abraham – justamente un icono del judaísmo, del islamismo y del catolicismo a la vez – el sermón avanza hasta una frase clave de la escena Si el hecho de intentar asesinar a tu propio hijo puede estar justificado, ¿qué más está permitido?

En ese instante una molotov cae dentro del lugar, generando una escena de caos y temor generalizado. El espacio termina envuelto en llamas, y la casa de oración de David ha llegado a su fin.

Yana, su mujer y compañera en la enseñanza de la religión habla con su marido pensando en las posibles perspectivas de solución para salir adelante. Pero claramente aparecen los reclamos del vínculo, la carrera de actriz que ella dejó por esa vida de familia y religión y la imposibilidad de volver atrás el tiempo.

Pero el centro del relato no se ubica solo allí, sino también que suma la perspectiva social frente al hecho de violencia en el templo. Las cámaras han registrado todo y pueden identificar a los responsables del suceso, pero la policía clausurando toda chance de esclarecer y ordenar los hechos, intima a David a borrar las cintas definitivamente.

El estado de callejón sin salida y de impunidad crean un ambiente de desprotección y aislamiento para este clan familiar. Pero el centro de la mirada narrativa será Yana y sus vivencias intimas en este proceso de crisis.

El encuentro con un agente de la policía que la lleva a una situación sin control fusiona tanto la decadencia social, la patológica función patriarcal en esa sociedad y la crítica ubicación de la mujer en ese mundo, donde se la culpa de todos los males.

Yana es madre y esposa, pero pareciera no poder ser más nada fuera de ese marco agobiante. Enfatiza la prisión emocional y física el evento con el personaje masculino ajeno a su vida, esa suerte de perverso policía.

El uso de una cámara frontal y estática, con planos de duración extensa y observación rigurosa de los personajes, es una marca indiscutible de la mirada de esta joven realizadora. Una frontalidad determinada por un encuadre en formato 4:3 que enfatiza con su simetría casi cuadrada la frontalidad cerrada como un marco asfixiante donde cada plano se detiene en una mirada rigurosa y sin concesiones.

El uso del sonido, en especial los diálogos en un fuera de campo incómodo para la atención del espectador, enfatizan la problemática del poder – a quien veo hablar y a quien no – complejizando el vínculo entre los personajes, jerarquizando sus lugares de poder en la sociedad.

Hay un plano con Yana de espaldas a cámara durante varios minutos de silencio. Un momento de angustiosa reflexión, sostenido por una cámara que se ubica de forma austera pero con gran precisión en su construcción sintética a la vez que tajante.

Y sin dar cuenta de su contenido, puedo afirmar que la última toma es literalmente inolvidable.

Por Victoria Leven
@LevenVictoria

85%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail