Pawel Pawlikowski habla de su filme “Ida”

El cineasta polaco Pawel Pawlikowski ha regresado a su ciudad natal, al lugar exacto en el que vivió desde los cinco hasta los 14 años, para contar una historia con la que “reflexiona” acerca de las raíces, la religión y el contraste cultural y social de Polonia a principios de los años 60, según ha relatado el director en una entrevista concedida a Europa Press.

El resultado es ‘Ida‘, un largometraje en blanco y negro que se podrá ver durante el próximo BAFICI, y en el que el director relata la historia de Anna, una joven novicia que cuando está a punto de tomar sus votos como monja, descubre un secreto oscuro familiar ocurrido durante la ocupación nazi. Ella y su tía inician así un viaje en el que se reencuentran con su pasado.

La película parte de una “idea intelectual: Ser católico o no, tener o no tener fe y si ser católico es algo social”. A partir de estos planteamientos, Pawlikowski rememora el ambiente que vio cuando era niño y el que ha visto en sus álbumes de fotos para recrear cómo era el país en los años sesenta.

Según explica, esa fue la época en la que descubrió ese mundo que el director recuerda “gris, cerrado, con tranvías, hoteluchos”, en el que las reliquias de la Segunda Guerra Mundial se mezclaban con elementos nuevos como “el movimiento beatneak o el jazz, así como con la melancolía” del país.

A pesar de los temas que aborda en la cinta, el director no cree que ‘Ida‘ despierte “temas tabú” de Polonia, ya que han sido tratados “desde hace más de 20 años”. En este sentido, indica que la película “no trata de explicar ni ajustar cuentas”, sino que es “algo más universal y atemporal” acerca de un momento histórico.

A pesar de ello, afirma que todos lo han criticado, “de un lado y de otro”. “Siempre me llevan a problemas extrafílmicos, pero yo solo estoy hablando de personajes paradójicos que por el hecho de serlo son muy ricos”, explica.

Esta paradoja se traslada también al país en el que se desarrolla la película. Sin embargo, él cree que “cualquier intento de captar esa paradoja con un mensaje suele llevar a películas malas”. Su ejercicio en ‘Ida‘, en cambio, “trasciende esas fronteras rígidas y lleva al debate”.

BLANCO Y NEGRO

Preguntado por su preferencia por rodar el filme en blanco y negro, Pawlikowski explica que es así como recuerda aquel momento, acostumbrado a observarlo además en los álbumes de fotos. Además, añade que no quería hacer “una réplica de la vida”, sino más bien “una meditación” y “una abstracción del mundo”.

Al hecho de poseer el “elemento de meditación sobre el universo en su forma más básica” se une otra elección del cineasta: “No mover demasiado la cámara ni mostrar demasiado, ni cortar en exceso, para que el público -si aún está despierto- tenga que entrar en cada imagen y vivir el momento”.

Su película es una historia de mujeres, con quienes Pawlikowski admite “empatizar mejor”, ya que las considera más “interesantes en el campo de batalla” que los hombres.

Agata Trzebuchowska, quien se mete en la piel de la novicia, es una mujer “sin experiencia” que poseía varios elementos “idóneos” para esta cinta. “Tiene una personalidad muy fuerte, tiene calma, es reposada y muy inteligente”, indica. Además, es atea -“con muchos principios”- y feminista, por lo que, a juicio de Pawlikowski, la ayudó a comprender la fe que posee el personaje que interpreta.

Ida, Pawel Pawlikowski se estrena en Buenos Aires hoy, jueves 12 de junio. 

Fuente: Europa Press

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail