Crítica: El incendio (2015), de Juan Schnitman

El incendio (Argentina – 2015)

Dirección: Juan Schnitman / Guion: Agustina Liendo / Fotografía: Soledad Rodríguez / Edición: Andrés P. Estrada / Dirección de Arte: Julieta Dolinsky / Sonido: Santiago Fumagalli, Federico Esquerro / Producción: Bárbara Francisco, Fernando Brom, Diego Dubcovsky / Intérpretes: Pilar Gamboa, Juan Barberini / Duración: 95 minutos

RETRATO DE LA INTIMIDAD

Como una postal generacional, Juan Schnitman, presenta El incendio, una película que habla sobre la vida íntima de una pareja treintañera que está a punto de comprar su primera propiedad. Pero ante el abismo de concretar ese gran paso, ambos sienten que tal vez no sea el mejor momento de la relación para llevarlo a cabo.

Marcelo y Lucía están a punto de firmar el contrato, pero el dueño del departamento no llega y se debe posponer el encuentro. Cargados con los fajos de dólares deben regresar a su antigua casa y esperar hasta el próximo día. A partir de aquí comienzan las 24 horas más tensas de su relación cuando, por diferentes motivos, cada uno considera la posibilidad de separarse. Se aman, eso es lo que profesan, pero la tensión puede más que el amor y los hace tambalear.

Filmada íntegramente con cámara en mano y avocada a los primeros planos, El incendio propone un nuevo tipo de narración en la que una historia sencilla le abre paso al profundo desarrollo de cada uno de sus dos protagonistas. Intimista y compleja, la película retrata de forma casi antropológica, situaciones de la vida cotidiana de una pareja que está atravesando una crisis.

Por Paula Caffaro
@paula_caffaro

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail