Festival UNCIPAR: Crónica de la segunda jornada

UNCIPAR: Día 2

En su segunda jornada de exhibición, UNCIPAR volvió a mostrar una variada manera de contar y de mostrar eso que se cuenta en la selección nacional de cortos.

En la primera torta formada por ocho cortos se pueden destacar la comicidad freak de Dos caras (Francisco Bendomir) que empieza bien arriba y se va desinflando hasta cerrar a las apuradas y trompicones la historia de un nerd que quiere robar un huevo de fabergé; Diciembre (Bernabé Demozzi) con su paralelismo entre la crisis política argentina y la íntima de un trío de jóvenes en un diciembre de 2001 ya histórico donde lo público y lo privado se entrecruzan, reflejan y potencian (aunque no siempre consigue integrarlos fluidamente y alguna actuación desentona); con su ambientación La donna (Nicolás Dolensky) recrea el clima del cine de los años 50. También se sostiene en sus referencias cinéfilas y destacadas actuaciones. Y Enseguida anochece (Gonzalo Gerardín y María Trocchia) con su nostalgia por un personaje (anciano jugador de tenis de mesa), un lugar (un bar de Buenos Aires) y un tiempo que ya no es más y aunque en un comienzo la voz en off suena demasiado literaria se va “naturalizando” y se convierte en el hilo narrador que las imágenes necesitan para describir esa melancolía que el documental procura alcanzar.

En la segunda exhibición de nueve cortos además de los destacables y premiables Padre (Santiago “Bou” Grasso) y Espacio personal (Natural Arpajou) -2 títulos que se encuentran nominados para los Cóndor de Plata 2013- donde los vínculos familiares se exponen en primer plano y en el primero la Historia reciente del país deja su marca indeleble, también aparece La reina (Manuel Abramovich) un documental sobre “el dolor de la belleza” representado en la preparación de una niña para ser parte del carnaval sufriendo los embates de una madre que no da tregua y que con una edición apabullante y la elección de los planos cerrados y agobiantes sobre la figura de Memi consigue hablar de los valores que, de un tiempo a esta parte, dominan a una sociedad vacua y superficial.

La película invitada fue Necrofobia de Daniel de la Vega quien después de la proyección se quedó charlando animadamente con un público interesado en saber su posición, sus ideas y reflexiones sobre un cine argentino que se está abriendo a propuestas de género menos convencionales.

Por Javier Luzi 
redaccion@cineramaplus.com.ar

NOTAS VINCULADAS

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail