Crítica: Un cuerpo estalló en mil pedazos (2020), de Martín Sappia – MDPFF35

Un cuerpo estalló en mil pedazos (Argentina – 2020)
35 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: Competencia Argentina

Dirección, Guion y Montaje: Martín Sappia / Producción: Lorena Quevedo, Pablo Di Patrizio / Fotografía: Ezequiel Salinas, Carlos Vásquéz Méndez, María Aparicio / Sonido: Atilio Sánchez, Federico Disandro / Voz: Eugenia Almeida / Duración: 91 minutos.

Sobre el soporte de un riguroso blanco y negro se explaya el cineasta cordobés Martin Sappia para sumergirnos en la vida de Jorge Bonino, artista del espacio icónico en la historia de la cultura argentina que ha sido el Instituto Di Tella y más aun en la disruptiva década de los años 60.

El derrotero de la vida de Bonino parece dejar grandes espacios vacíos, preguntas sin respuestas aparentes, su partida a Europa, su regreso en los albores del proceso militar, su internación en un psiquiátrico, su suicidio en la década del 90.

”El Infinito Turbulento” de Henri Michaux es el primer texto que leemos en la pantalla, un fragmento de un poema de un artista tal vez tan sufriente y castigado en su alma como el propio Bonino. “Noble, grandioso, impecable, cada instante se forma, se colma, se desmorona, se rehace en un nuevo instante que se hace, que se forma, que se consuma, que se desmorona y se rehace en un nuevo instante que se hace, que se forma, que se colma y se pliega…

El filme se propone como una exposición documental, a la vez que una reconstrucción sobre las respuestas posibles acerca de esos interrogantes sobre su biografía.

El filme es sostenido en su discurso sobre el recorrido por distintos espacios donde habitaba Bonino, este singular artista multidisciplinario de vida atormentada. El relato es presentado como un continuo de imágenes de distintas fuentes, calidades y formatos, que con algunas narraciones en off van contando la historia, tanto como un cuento, como a la vez en otros como la escucha de una entrevista sin rostro.
Se narran fragmentos de cartas que Jorge le ha dirigido a colegas, a amigos y a seres queridos como parte de tramar esta indagación sobre lo insondable de su vida interior. Escuchamos hacia el final fragmentos epistolares de Bonino internado en el siquiátrico, con una voz que nos resuena confesional ya que describe su cotidianeidad en esa vida penosa, a la vez que reflexiona sobre el sentido de la existencia misma.

El filme no alcanza a solventar la intención narrativa que propone con el uso extremadamente duro de los recursos audiovisuales, de la distancia narrativa y del uso muchas veces, poco expresivo del puro lenguaje cinematográfico.

Por Victoria Leven
@LevenVictoria

60%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail