Crítica de TV: Here and Now

Here and Now (Estados Unidos – 2018)

Creador: Alan Ball / Producción: Steve Oster / Intérpretes: Tim Robbins, Holly Hunter, Daniel Zovatto, Jerrika Hinton, Raymond Lee, Sosie Bacon, Peter Macdissi, Necar Zadegan / Compañía productora: Your Face Goes Here Entertainment / Episodios: 10 / Cadena original: HBO / Distribución en Latinoamérica: HBO.

UN REFLEJO INCÓMODO

Escribo esta reseña ya desde la nostalgia pues la nueva serie de Alan Ball (Six Feet Under, American Beauty), a poco de terminar su primera temporada, no fue renovada para una segunda entrega. Tamaña injusticia sólo se compara a otras grandes series que han perecido prematuramente, como Quarry y Utopía. En contrapartida (y para hablar de HBO) productos que han desbarrancado en nivel como True Detective han logrado un contrato para una tercera temporada. En ambos casos, los números mandan.

Here and Now pretende mostrarnos, a partir de una familia poco convencional, los conflictos de un Estados Unidos caótico y desorientado. Los pilares de ese grupo son la madre (Holly Hunter) y el padre (Tim Robbins), en quienes vemos características similares a los padres de American Beauty: madre obsesiva y controladora, padre inmaduro rebelándose contra su responsabilidad. Ambos son académicos progresistas que en su juventud supieron rebelarse contra el sistema y que hoy disfrutan, no sin culpa, de una vida burguesa con hijos adoptados multiétnicos al mejor estilo Angelina Jolie/Brad Pitt. De una manera u otra, esos chicos no parecen cumplir las expectativas de sus padres si no que son más el reflejo de esa contradicción y esa actitud un poco hipócrita. Sus hijos no son lo que ellos fueron sino lo que son hoy.

Ese drama familiar es en sí muy profundo y con diferentes aristas para leerlo como un reflejo de varios conflictos que atraviesa el país norteamericano. Sin embargo, un elemento es introducido no sólo para movilizar la trama sino para vehiculizar gran parte del significado denso, profundo, de la mirada de Ball sobre su país: la locura.

Ramón, el hijo colombiano, tiene visiones que lo atormentan. A su vez, esas alucinaciones están conectadas de manera fantástica con la historia de su psiquiatra. Su trabajo de diseñador de juegos lo tranforma una Moira que teje el destino (como hiciera Irene en “Casa tomada”); Ramón es un creador de mundos. La amenaza de la locura deviene en el principal drama familiar ya que hay un antecedente familiar de psicosis en el tío Ike. Esta circunstancia da un significado muy particular a la (supuesta) patología del hijo.

En su estudio sobre la locura, Michel Foucault investigó que hasta el siglo XV ésta era vista como una forma de sabiduría, un tipo de saber. A partir de allí comenzó a ser entendida como una enfermedad (primero del alma, luego de la mente gracias a Freud) y recluir a los padecientes junto a los criminales. A pesar de su progresismo, esta es la visión que tiene la madre sobre la situación de su hijo. Sólo su psiquiatra parece entender que Ramón posee un don (mente porosa), una capacidad extraña de acceder a algo más profundo que lo que nuestros sentidos permiten experimentar.

En el contexto de un Estados Unidos violento e intolerante por la introducción de actores multiétnicos y multiculturales, la locura parece una forma de auto-defensa. Los cuerpos padecen, muestran síntomas. De la misma manera, la naturaleza sufre y se rebela ante los embates del ser humano. Todo está en crisis y Ramón, quien ve y siente por encima de esa falsa cordura puede escuchar a la tierra, puede comunicarse con ella.

El final de la primera temporada (y de la serie por ahora) nos regala una resolución apoteósica que nos permite entender en parte eso que permanece velado a nuestro conocimiento y, sin embargo, genera aún más preguntas sobre el futuro. Es muy probable que el público estadounidense le haya dado la espalda a esta maravilla de ficción por ser una imagen especular que les devuelve un rostro que no quieren reconocer como propio, un retrato de Dorian Gray crudo y visceral.

Por Martín Miguel Pereira

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail