BAFICI: Otras cuatro reseñas de filmes del Festival

Evolution (Francia / Bélgica / España – 2015), de Lucile Hadzihalilovic

Lucile Hadzihalilovic es la mente detrás de este delirio con tintes perversos que es Evolution. Enmarcada en una hipótesis acerca de la evolución de las especies, la historia de la directora francesa peca de extrema cuando se atreve a la representación (muy realista) de la experimentación genética en los cuerpos de niños varones.

En una solitaria aldea mediterránea una comunidad de “madres” habita junto a sus hijos varones. Aparentemente apacible pero extraña, la atmósfera de tranquilidad se verá afectada cuando uno de los hijos descubre el cadáver de un niño entre las rocas, debajo del mar. Así, la historia-viaje comienza con el afán de descubrir junto al protagonista las causas del deceso.

De una fotografía bellísima y un trabajo de casting sobresaliente, Evolution se presenta como una obra hostil hasta que el espectador logra ingresar en la lógica narrativa del develamiento del misterio de la mano de una puesta en escena tenebrosa que da cuenta de una problemática ficticia pero no menos inquietante.

The Lure / Córki dancingu (Polonia – 2015), de Agnieszka Smoczynska

Dos sirenas son rescatadas del mar por una banda performática, y llevadas al club nocturno donde ésta actúa con el fin de ofrecer al público un freak-show donde ellas son las estrellas. Todo parece ser atractivamente estilizado hasta que luego del tercer musical, el efecto de ficción se vuelve monótono y las estética ochentosa se decolora de forma abrupta.

La propuesta de este film es lo que hace de la película un producto distintivo del resto de la extensa y variopinta grilla de este festival porteño. Sin embargo, las expectativas se caen al suelo cuando pasados los primeros treinta minutos la historia se torna repetida, aburrida y sin sentido.

Disco Limbo (Argentina – 2016), de Fredo Landaveri y Mariano Toledo

Hace algunos días, el estudio Vaca Ninja estrenó Disco Limbo en la 18º edición del BAFICI; y a partir de la primera proyección matutina, la polémica de pasillo comenzó su actividad. Polarizados entre fanáticos y detractores, la opinión pública habla acerca de experimentación, homosexualidad y ciencia ficción.

El amor brota en cada poro de esta película sensorial y sensible que narra la historia de la búsqueda del verdadero amor. Es en esta exploración tierna, colorida y musical que el protagonista viaja a través de varias dimensiones espacio temporales a lugares y momentos idílicos, como la disco, las fiestas al aire libre, la biblioteca nacional y un apacible cerro.

Dividida en capítulos virtuales, Disco Limbo enamora a los espectadores a través de dos vías. Por un lado, la vía emocional creando plena identificación personal entre el drama del protagonista y la propia vida sentimental; y por el otro, la vía sensorial en la que a través de un trabajo de experimentación tecnológica, los recursos de la era digital se vuelven expresivos y funcionales a la narración.

Una propuesta para disfrutar de las mieles del enamoramiento; de sus hadas pero también sus demonios.

Je’ me tue á le dire (Bélgica / Francia – 2016), de Xavier Serón

La película de Xavier Serón cuenta la historia de un Edipo no resuelto en clave de comedia negra. Y es este condimento especial lo que hace del film un objeto agradable.

Je’ me tue à le dire narra la historia de cómo el cáncer de una madre, despierta en el hijo una hipocondría reflejo. Situación emocional que lo pondrá en circunstancias bizarras e incómodas, que Serón disipa resguardándose en el género. El tono de comedia hace que la muerte sea menos traumática y más estética. Porque junto con el cajón también se incinera una parte del hijo: un fragmento de su corbata, la cual sólo usó para este funeral.

Con una fotografía desaturada al blanco y negro y un montaje que intercala grandes momentos musicales, el filme explora la tragedia de la pérdida del ser más importante de la vida de una persona intentando aliviar el dolor con la presencia carismática de un protagonista con características de anti-héroe.

Por Paula Caffaro
@paula_caffaro

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail