Nuestro puntaje

8/10

Juana a los 12 (Argentina / Austria – 2014)

Dirección y Guión: Martín Shanly / Fotografía: Roman Kasseroller / Montaje: Javier Favot, Ana Godoy / Dirección de Arte: Victoria Marotta, Mara Tacon / Sonido: Nahuel Palenque / Música: Juan Sorrentino / Producción: Lukas Valenta Rinner, Martín Shanly / Producción Ejecutiva: Alexan Sarikamichian, Lukas Valenta Rinner / Intérpretes: Rosario Shanly, María Passo, María Inés Sancerni, Javier Burin Heras, Amy Schulte / Duración: 75 minutos.

Confinada a un eterno encierro en Tordesillas, allá por el 1500, Juana I de Castilla (Juana “la loca”) fue falsamente diagnosticada con insania mental. Sin poder desobedecer las órdenes del régimen dictatorial de su padre y hermano, la joven heredera perdió los mejores años de su vida apresada en la soledad, el desamor y la más tremenda injusticia.  Tantas veces recobrada su trágica historia por la literatura romántica y las artes plásticas, la figura de Juana no deja de reinventarse.

El realizador argentino Martin Shanly, presenta su ópera prima, Juana a los 12, un filme que recupera ciertos aspectos de aquella figura histórica, esta vez, encarnada en una pre adolescente víctima de un sistema educativo opresivo. Juana es una niña que en vías de comenzar el arduo camino femenino hacía la adultez, se enfrenta a un mundo hostil que la censura a cada instante.

En el colegio no logra conectarse con sus compañeritos, las maestras no consiguen que aprenda las lecciones y la directora sugiere una revisión neurológica. Y como si esto fuera poco su madre parece tener un doble discurso. Por un lado, intenta colaborar con el desempeño educativo y social de Juana llevándola a clases particulares o auto invitándose a una fiesta de disfraces. Pero por el otro, se irrita hasta los gritos cada vez que Juana le interrumpe un estornudo.

A Juana no le gustan las cosas muy “lindas”, el exceso de belleza clásica y superficial al que vive expuesta la condena, y es por ese motivo, que en un intento de recurrente evasión, la joven elige desconectarse del mundo. Digo elige porque su abstracción casi permanente no se debe a un problema psicológico sino a una elección consciente.

De fotografía sutil y un ambiente que parece recrear ciertos elementos nostálgicos de los noventa (las figuritas de Frutillitas, Gativideo, los automóviles y el teléfono público) Juana a los 12 conmueve con la exactitud con la que representa el mundillo de la escolaridad bilingüe y sus particulares detalles; así como también la cotidianeidad de ciertas familias. No me sorprendería que el mismo Shanly haya experimentado alguna vez situaciones similares a las de su personaje.

Por Paula Caffaro
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

 

Nuestro puntaje

8/10

Juana a los 12 (Argentina / Austria – 2014)

Dirección y Guión: Martín Shanly / Fotografía: Roman Kasseroller / Montaje: Javier Favot, Ana Godoy / Dirección de Arte: Victoria Marotta, Mara Tacon / Sonido: Nahuel Palenque / Música: Juan Sorrentino / Producción: Lukas Valenta Rinner, Martín Shanly / Producción Ejecutiva: Alexan Sarikamichian, Lukas Valenta Rinner / Intérpretes: Rosario Shanly, María Passo, María Inés Sancerni, Javier Burin Heras, Amy Schulte / Duración: 75 minutos.

Confinada a un eterno encierro en Tordesillas, allá por el 1500, Juana I de Castilla (Juana “la loca”) fue falsamente diagnosticada con insania mental. Sin poder desobedecer las órdenes del régimen dictatorial de su padre y hermano, la joven heredera perdió los mejores años de su vida apresada en la soledad, el desamor y la más tremenda injusticia.  Tantas veces recobrada su trágica historia por la literatura romántica y las artes plásticas, la figura de Juana no deja de reinventarse.

El realizador argentino Martin Shanly, presenta su ópera prima, Juana a los 12, un filme que recupera ciertos aspectos de aquella figura histórica, esta vez, encarnada en una pre adolescente víctima de un sistema educativo opresivo. Juana es una niña que en vías de comenzar el arduo camino femenino hacía la adultez, se enfrenta a un mundo hostil que la censura a cada instante.

En el colegio no logra conectarse con sus compañeritos, las maestras no consiguen que aprenda las lecciones y la directora sugiere una revisión neurológica. Y como si esto fuera poco su madre parece tener un doble discurso. Por un lado, intenta colaborar con el desempeño educativo y social de Juana llevándola a clases particulares o auto invitándose a una fiesta de disfraces. Pero por el otro, se irrita hasta los gritos cada vez que Juana le interrumpe un estornudo.

A Juana no le gustan las cosas muy “lindas”, el exceso de belleza clásica y superficial al que vive expuesta la condena, y es por ese motivo, que en un intento de recurrente evasión, la joven elige desconectarse del mundo. Digo elige porque su abstracción casi permanente no se debe a un problema psicológico sino a una elección consciente.

De fotografía sutil y un ambiente que parece recrear ciertos elementos nostálgicos de los noventa (las figuritas de Frutillitas, Gativideo, los automóviles y el teléfono público) Juana a los 12 conmueve con la exactitud con la que representa el mundillo de la escolaridad bilingüe y sus particulares detalles; así como también la cotidianeidad de ciertas familias. No me sorprendería que el mismo Shanly haya experimentado alguna vez situaciones similares a las de su personaje.

Por Paula Caffaro
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

 

Crítica: Juana a los 12 (2014), de Martín Shanly

Nuestro puntaje

8/10

Juana a los 12 (Argentina / Austria – 2014)

Dirección y Guión: Martín Shanly / Fotografía: Roman Kasseroller / Montaje: Javier Favot, Ana Godoy / Dirección de Arte: Victoria Marotta, Mara Tacon / Sonido: Nahuel Palenque / Música: Juan Sorrentino / Producción: Lukas Valenta Rinner, Martín Shanly / Producción Ejecutiva: Alexan Sarikamichian, Lukas Valenta Rinner / Intérpretes: Rosario Shanly, María Passo, María Inés Sancerni, Javier Burin Heras, Amy Schulte / Duración: 75 minutos.

Confinada a un eterno encierro en Tordesillas, allá por el 1500, Juana I de Castilla (Juana “la loca”) fue falsamente diagnosticada con insania mental. Sin poder desobedecer las órdenes del régimen dictatorial de su padre y hermano, la joven heredera perdió los mejores años de su vida apresada en la soledad, el desamor y la más tremenda injusticia.  Tantas veces recobrada su trágica historia por la literatura romántica y las artes plásticas, la figura de Juana no deja de reinventarse.

El realizador argentino Martin Shanly, presenta su ópera prima, Juana a los 12, un filme que recupera ciertos aspectos de aquella figura histórica, esta vez, encarnada en una pre adolescente víctima de un sistema educativo opresivo. Juana es una niña que en vías de comenzar el arduo camino femenino hacía la adultez, se enfrenta a un mundo hostil que la censura a cada instante.

En el colegio no logra conectarse con sus compañeritos, las maestras no consiguen que aprenda las lecciones y la directora sugiere una revisión neurológica. Y como si esto fuera poco su madre parece tener un doble discurso. Por un lado, intenta colaborar con el desempeño educativo y social de Juana llevándola a clases particulares o auto invitándose a una fiesta de disfraces. Pero por el otro, se irrita hasta los gritos cada vez que Juana le interrumpe un estornudo.

A Juana no le gustan las cosas muy “lindas”, el exceso de belleza clásica y superficial al que vive expuesta la condena, y es por ese motivo, que en un intento de recurrente evasión, la joven elige desconectarse del mundo. Digo elige porque su abstracción casi permanente no se debe a un problema psicológico sino a una elección consciente.

De fotografía sutil y un ambiente que parece recrear ciertos elementos nostálgicos de los noventa (las figuritas de Frutillitas, Gativideo, los automóviles y el teléfono público) Juana a los 12 conmueve con la exactitud con la que representa el mundillo de la escolaridad bilingüe y sus particulares detalles; así como también la cotidianeidad de ciertas familias. No me sorprendería que el mismo Shanly haya experimentado alguna vez situaciones similares a las de su personaje.

Por Paula Caffaro
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

 

Podría interesarte
Un comentario
  1. Mónica Dice

    Juana desconcierta todo el tiempo y eso genera el cuestionamiento del sistema educativo y del entorno social y familiar.
    Qué es lo normal? Por qué nadie puede entender que este personaje es un chivo expiatorio o un representante de una cultura que etiqueta cuando no se sabe qué reacción tener ante alguien que sale de lo común y moviliza a tal punto de generar un temor en el otro, que no soporta la diferencia.
    El dato de los 12 en su edad tampoco es casual, ya que el número 12 tiene una amplia simbología: 12 es la medición del tiempo en horas de reloj, 12 son los meses de un año, 12 son los pares craneales del cuerpo humano, 12 eran los Dioses del Olimpo, Según la Biblia, Jacob tuvo doce hijos, y en este mismo libro se menciona que hubo doce tribus de Israel y doce apóstoles. Es un número perfecto, la suma de sus factores propios: 1, 2, 3 y 6 es igual a 12. Eran 12 apóstoles. Es uno de los principales números utilizados en la historia de la humanidad. Su popularidad se debe a que en un año la Luna gira unas doce veces alrededor de la Tierra, hecho que ya observaron y conocieron los pueblos primitivos, en la sincronía entre el año solar y los ciclos lunares.1 De ahí que los antiguos astrónomos establecieran más adelante los doce signos del Zodíaco, y que todavía hoy siga siendo habitual comprar productos por docenas.

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail