TV: Crítica de “13 reasons why”

13 reasons why (Estados Unidos – 2017)

Creador: Brian Yorkey / Producción: Joe Incaprera / Intérpretes: Dylan Minnette, Katherine Langford, Christian Navarro / Compañías productoras: July Moon Productions, Kicked to the Curb Productions, Anonymous Content y Paramount Television / Episodios: 13 / Cadena original: Netflix / Distribución en Latinoamérica: Netflix.

EL DISPOSITIVO COMO CORSET

El dispositivo que elige 13 reasons why es poco menos que su única razón de existencia. Así como resulta de inmediato sumamente intrigante, la historia que narra nunca excede ese dispositivo ni lo supera. Sólo nos interesa Hannah Baker, pues su vida (o el final de esta) está narrado de esa forma. Su personaje nunca es más carnal que los hilos de la estrategia narrativa. Pero vayamos al inicio y contemos de qué se trata o, mejor aún, cómo son los últimos días de Hannah Baker.

Las “razones” del título son los motivos que llevan a esta adolescente a suicidarse. Lo original y que da inicio al relato es que se propuso ponerles nombre y apellido a cada razón y grabar en un cassette su verdad sobre cada uno de ellos. Estos personajes reciben las cintas y deben pasárselas al siguiente creando una suerte de cofradía de responsables, de culpables del suicidio. Como no podía ser de otra manera (ojalá lo hubiera sido) la serie consta de 13 capítulos y cada uno de ellos es un lado de cassette. Este dispositivo, llamativo, original, intrigante, termina encorsetando la historia y a sus sujetos siendo aquel número más importante que el ritmo del relato y la carnadura de aquellos.

El primer capítulo tiene todo para convertirse en una serie adictiva: un misterio que resolver, un orden que seguir y un final imprevisto. El buen manejo que hace de la información usando flashbacks muy fragmentados nos mantiene en tensión constante. Sin embargo, toda esa frescura comienza a perderse de allí en más, siendo los capítulos, hasta llegar a la mitad de la temporada, una mera presentación de los compañeros de Hannah y protagonistas de las cintas. La historia sólo avanza en el pasado, el presente es lento y tedioso. Recién en la segunda mitad el hoy toma preeminencia sobre el ayer y allí 13 reasons why parece encontrar el rumbo. Pero el relato carece de puntos de giro que modifiquen un devenir inevitable en el pasado (obviamente) pero también en el presente.

En los buenos policiales, el disfrute no pasa exclusivamente por descubrir al criminal, a veces, incluso, termina siendo irrelevante, sino que el goce lo brinda el devenir de la investigación. Ese transcurrir está completamente ausente en esta serie, además de cargar con gruesas incongruencias y errores de guión.

Con el final nos damos cuenta que tampoco podemos disfrutar de poseer toda esa información que se nos veda y nos deja un sabor amargo a partir de la valoración que hace la puesta en escena de LA problemática de la serie: el bullying, término relativamente reciente para designar algo que ocurre quizás desde los comienzos de la civilización. Lo interesante y a su vez complejo de este tema es la dificultad para encontrarle un marco legal a partir del cual accionar. ¿Se puede enviar a la cárcel a alguien por burlarse del prójimo? ¿Y si la suma de todas las burlas, infringidas por personas distintas, llevara al suicidio al objeto de ellas? ¿Hay un asesino? ¿Lo son todos o es el que da el golpe de gracia?

Lo inquietante y reprochable es que la serie parece no confiar en la fuerza de este hostigamiento y se vale de una violación (perdón el spoiler pero es prácticamente irrelevante) para justificar la decisión de la protagonista. De esta manera equipara el bullying a la violación, que sí está más tipificada, que es un delito penal y conlleva penas más duras. 13 reasons why termina no creyendo en la gravedad de la problemática que la hace nacer y nos obliga a pensar que sin ese último hecho, todo el hostigamiento es algo pasajero, temporario y casi un rito de pasaje o, mejor dicho, un derecho de piso de la vida adulta.

Por Martín Miguel Pereira
redaccion@cineramaplus.com.ar

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail