Crítica, análisis y noticias de Cine

Se desarrolla en Valparaiso el 21 Festival de Cine Recobrado

Desde el pasado lunes y hasta el próximo viernes 20 de octubre se celebra en la ciudad de Valparaiso (Chile) la vigésimo primera edición del Festival Internacional de Cine Recobrado.

Desde la fecha de su creación en 1997, el Festival de Cine Recobrado de Valparaíso ha desarrollado una línea curatorial vinculada al archivo, las piezas restauradas y el cine arcaico y primitivo. El festival fue un proyecto identificado con la causa cultural de la ciudad de Valparaíso.

Durante todos estos años el festival ha establecido vínculos con importantes cinematecas que trabajan en el rescate, restauración, preservación y difusión del patrimonio fílmico.

La programación de este año está dividido en cinco programas: Cantantes y actores, Memoria Chilena, Fragmentos del cine mudo, Homenaje a los estudios Mosfilm, Joyas de archivo fílmico.

A raíz de la celebración del centenario de la Revolución Rusa, el Festival de Cine Recobrado busca destacar la mirada de de la URRSS durante las décadas de los 60 y 70, además de poner en valor el relato cinematográfico desde la dirección, actuación, montaje e iluminación presente en su destacada filmografía.

PROGRAMACIÓN

CANTANTES Y ACTORES

Jamaica / À la Jamaïque, de André Berthomieu  (Francia – 1957) – Con Paquita Rico

Manuel, un terrateniente de Jamaica, llega a París en viaje de vacaciones. Allí conoce a Olivia, una cupletista española de la que se enamora. Olivia sale de París para actuar en un casino de la Costa Azul y Manuel le sigue hasta allí.

La vida es un tango, de Manuel Romero (Argentina – 1939) – Con Hugo del Carril y Sabina Olmos

Intenso melodrama tanguero con toques de comedia que cuenta la historia de un hombre y una mujer que se conocen de jóvenes, se aman durante toda la vida, pero les cuenta encontrar el momento para poder estar juntos.

El último Cuplé, de Juan de Orduña – 1957 – Con Sara Montiel

María Luján, una gloria olvidada de la canción, actúa en un destartalado cabaret de Barcelona. Al reencontrarse con Juan Contreras, su descubridor, rememora su pasado y cómo llegó a convertirse en la primera figura del cuplé del país.

Uno de los títulos más taquilleros y de mayor repercusión en la historia del cine español, supuso la consagración definitiva como estrella de Sara Montiel.

Cuesta abajo, de Louis Gasnier – 1934 – Con Carlos Gardel

Carlos, un estudiante de leyes, se obsesiona con una mujer aventurera a la que sigue desde Buenos Aires a París y luego a Nueva York.

Ayúdame a vivir, de José A. Ferreyra – 1936 – Con Libertad Lamarque

Mientras estudia en un internado católico, Luisa conoce a un muchacho, Julio, que desde la calle y reja por medio conversa con ella hasta que el hermano mayor de la muchacha la retira del establecimiento. La relación con Julio continúa hasta que por razones de salud ella debe viajar a Córdoba.

MEMORIA CHILENA

Natalia, de Felipe Irarrázabal – 1970

La película narra la historia de un ejecutivo, cansado del trabajo y de su vida familiar, quien decide escaparse un fin de semana sin rumbo fijo. En una gasolinera encuentra a Natalia, una joven aburrida de su padre, que también está tratando de esquivar una existencia convencional y chata. Juntos llegan a un pequeño pueblo costero donde ocurre lo inevitable.

Valparaíso, de Mariano Andrade – 1994

Javier, un marino español que arriba por pocos días al puerto de Valparaíso, conoce accidentalmente a Marcella, una joven mujer que huye de una mafia dedicada al tráfico de bebés. Ella busca desesperadamente a su hijo. Los principios de Javier, y las circunstancias en que se ve envuelto, lo involucran en la intriga.

Sueño de amor, de José Bohr – 1935

Película de carácter patrimonial e histórico constituye el primer registro audiovisual del pianista chileno Claudio Arrau.

Tiempo colonial, de Mario Handler – 1977 – Homenaje  a Héctor Ríos

Basada en textos, reflexiones e investigaciones de profesores e intelectuales venezolanos, la película trata el tema de la Colonia, buscando encontrar en ella y, en específico, en su perverso sistema económico, las claves de la Venezuela de su época.

Tierra del fuego, de Alberto María de Agostini – 1929 – Homenaje a Héctor Ríos

Este filme del Padre salesiano documenta sus primeros quince años (1910-1925) de exploración de los territorios de la  Patagonia y Tierra del Fuego de Chile y Argentina.  Los protagonistas de este filme son la naturaleza, los pueblos originarios y la incipiente colonización.

Rescate de sangre, de Francisco Mugica – 1952

La historia de un hombre que trata de construir una acequia en Mendoza en 1818 luego de casarse con una esclava para liberarla.

FRAGMENTOS DEL CINE MUDO

El corazón de Thellys – 1909 – 12 minutos

Cristóbal Colón, de Etienne Arnaud – 1910 – 10 minutos

El gabán del maestro – 1911 – 10 minutos

Noticiero UFA 1929 – 10 minutos

Max se bebe un tónico, de Max Linder – 1911 – 10 minutos

HOMENAJE A LOS ESTUDIOS MOSFILM

Tchaikovsky, de Igor Talankin – 1970

Filme dedicado al gran compositor ruso. La historia se centra en sus últimos veinte años de vida, en los que se teje su amistad con la Baronesa Von Meck, una mujer excepcional de su tiempo que durante muchos años era el ángel guardián de Tchaikovsky.

La tragedia optimista, de Samson Samsonov – 1968

Durante la Revolución Rusa de 1917, el equipo de Marina, dirigido por el anarquista líder Vozhak comienza una revuelta. El Comité Central del bolchevique envía una mujer comisario para formar el Ejército Rojo, un batallón de la infantería de marina que tomará parte en la guerra civil rusa.

El idiota, de Iván Pyryev – 1958

Adaptación de la novela homónima de Dostoievski. El Príncipe Mishkin regresa a San Petersburgo, después de pasar cuatro años de convalecencia en Suiza. La bondad, la piedad por las desgracias ajenas y la falta de ambición hacen de Mishkin un ser tan puro e ingenuo que los demás lo consideran un idiota.

Pasaron las grullas, de Mikhail Kalatozov – 1957

Al comienzo de este excepcional filme, las grullas surcan el cielo hacia el sur anunciando la llegada del larguísimo invierno que iba a traer a la Unión Soviética la Segunda Guerra Mundial. Al final vuelven a hacerlo, pero en dirección contraria, presagiando la primavera que significaría el fin del fascismo. Cuando Kalatozov y su director de fotografía Sergei Urusevsky afirman que “Pasaron las grullas” nos están diciendo que las rígidas pautas del realismo socialista están derritiéndose y que el proscripto formalismo puede volver a usarse para narrar una historia con un lirismo y una libertad expresiva tan inmensos, que los ojos de los espectadores de todo el mundo volvieron a posarse sobre el cine soviético. Texto de Luis Ormaechea.

El agitador rojo Trofim Glushkov, de Valeri Rubinchik – 1969

Drama sobre las hazañas de uno de los primeros agitadores bolcheviques durante la Guerra Civil.

La fiesta de los comunistas chilenos, de Yuri Munglovsky – 1972

JOYAS DE ARCHIVO FÍLMICO

El prisionero 13, de Fernando de Fuentes (México – 1933)

Cansada de los malos tratos que le da su marido, un arbitrario coronel alcohólico, su esposa lo abandona y se lleva a su niño. Años después, por azares del destino, el militar está a punto de fusilar a su propio hijo, al que no conoce.

El regreso del jedi, de Richard Marquand (Estados Unidos – 1983)

Para ir a Tatooine y liberar a Han Solo, Luke Skywalker y la princesa Leia deben infiltrarse en la peligrosa guarida de Jabba the Hutt, el gángster más temido de la galaxia. Una vez reunidos, el equipo recluta a tribus de Ewoks para combatir a las fuerzas imperiales en los bosques de la luna de Endor.

El frente occidental 1918, de Georg Wilhelm Pabst (Alemania – 1930)

A finales de la I Guerra Mundial, en las trincheras alemanas atacadas por el ejército francés, cuatro soldados germanos luchan mientras en la retaguardia aumentan las dificultades por el hambre y la falta de perspectivas.

Amalia, de Enrique García Velloso (Argentina – 1914)

Amalia fue la primera novela argentina: escrita en 1851 por José Mármol desde su exilio montevideano, apareció por entregas en el periódico La Semana y fue un gran alegato en contra de Rosas, por entonces gobernador de Buenos Aires. En 1914, el exitoso dramaturgo Enrique García Velloso decidió adaptar la obra y llevarla al cine, y este fue posiblemente el primer largometraje argentino. Curiosamente, o no, el film desdibuja un poco la figura dictatorial y salvaje de Rosas que había construido Mármol por una mucho más humana, católica y conservadora.

Freaks, de Tod Browning  (Estados Unidos – 1932)

En un circo lleno de seres deformes, tullidos y personas con diversas amputaciones, Hans, uno de los enanos, hereda una fortuna. A partir de ese momento, Cleopatra, una bella trapecista, intentará seducirlo para hacerse con su dinero. Para lograr su objetivo, traza un plan contando con la complicidad de Hércules, el forzudo del circo.

Más información: www.cinerecobrado.com

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail