Filmoteca en Vivo: Commedia all’italiana en la ENERC

Este fin de semana Filmoteca en vivo, como siempre gratis y en fílmico en la ENERC (Moreno 1199, CABA), presenta un ciclo denominado Un poco de commedia all’italiana y compuesto por cinco filmes del subgénero que incluye la ópera prima de Federico Fellini «Luces del variete». Además podremos volver a ver en la pantalla a actores míticos como Marcello Mastroianni, Alberto Sordi, Peppino De Filippo, Totó, Aldo Fabrizi y Giulietta Masina

viernes 21
23hs. Luces del variete (Luci di varieta, Italia-1950), de Federico Fellini y Alberto Lattuada
c/Peppino De Filippo, Carla Del Poggio, Giulietta Masina, John Kitzmiller. 93’.
Una lamentable troupe de teatro de variedades recorre Italia fracasando empecinadamente en este filme, que Fellini codirigió con Alberto Lattuada. Aunque se trató de su primera intervención como director, el filme ya contiene numerosos elementos expresivos y cierto tono, entre absurdo y melancólico, que habrían de reaparecer en toda la primera zona de la filmografía del realizador, desde El sheik hasta Las noches de Cabiria. Es antológico además el trabajo de Peppino De Filippo, a quien Orson Welles calificó alguna vez como “el mejor actor del mundo”.

sábado 22
19hs. 47, el muerto que habla (47 morto che parla, Italia-1950) de Carlo Ludovico Bragaglia
, c/ Totò, Silvana Pampanini, Adriana Benetti, Dante Maggio. 84′
Cuando el avaro barón Peletti se niega a entregar un cofre lleno de dinero legado para construir una escuela, todo el pueblo se organiza para engañarlo, persuadirlo de que se ha muerto y otorgarle la gracia de volver a la vida para corregir su inconducta. La farsa se completa con una pareja de actores itinerantes, que también desean apoderarse del dinero, y con una hermosa muchacha que el barón desea, sin saber que es la novia de su propio hijo. Clásica comedia con Totò, ambientada a comienzos del siglo XX y vagamente basada en Milière. Se destaca la presencia de la luminosa Adriana Benetti, que poco después protagonizó en Argentina LAS AGUAS BAJAN TURBIAS de Hugo del Carril y DONDE COMIENZAN LOS PANTANOS de Antonio Ber Ciani.

domingo 23
17hs. Yo gusto a las mujeres (Io piaccio, Italia-1955) de Giorgio Bianchi
, c/Walter Chiari, Aldo Fabrizi, Peppino de Filippo, Dorian Gray, Bianca Maria Fussari. 92’.
La premisa es exactamente la misma de la comedia Vitaminas para el amor de Howard Hawks: el hallazgo de una droga revolucionaria afecta las vidas sentimentales de todos los implicados. En el filme de Hawks se trataba de un compuesto que devolvía la juventud (y su conducta irresponsable); aquí sus efectos son más surrealistas e italianos: quien lo ingiere se vuelve irresistible ante las mujeres. A partir de ahí el filme gana méritos por derecho propio gracias al temperamento cómico de Fabrizi y de Filippo y a los guionistas, que sacan partido a todas las combinaciones posibles del tema.

19hs. París es siempre París (Parigi e sempre Parigi, Italia / Francia-1951) de Luciano Emmer, c/Marcello Mastroianni, Massimo Troisi, Anne Parillaud, Renato Moretti, Lou Castel. 100’.
Este temprano exponente de la commedia all’italiana cuenta con un joven Mastroianni como parte de un elenco multitudinario comandado por el capocomico Fabrizi. La excusa argumental es un viaje a París pero se transforma en una odisea a causa de diversas complicaciones e imprevistos. Emmer tenía una larguísima carrera como documentalista y aprovechó esa experiencia en el filme, en particular durante la descripción de la noche parisina, que incluye una curiosa aparición del entonces chansonnier Yves Montand.

21hs. El comisario (Il comisario, Italia-1962) de Luigi Comencini, c/Alberto Sordi, Alfredo Leggi, Franca Tamantini, Mino Doro, Angela Portaluri. 102’.
Un hombre respetable muere en circunstancias poco claras y, como nadie desea realmente aclararlas, el caso termina en manos de Sordi, el único inspector del lugar que se atiene a la letra del reglamento sin comprender en ningún momento el entramado de intereses que se teje a su alrededor. Comencini sostiene un tono agridulce basado en el contraste entre un contexto irremediablemente corrupto y un personaje ingenuo, persuadido de que las cosas funcionan de otra manera. Aunque se la revisa poco, es una de las mejores películas del actor y del director.

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail