Nuestro puntaje

3/10

Por un puñado de pelos (Argentina / Colombia – 2014)

Dirección: Néstor Montalbano / Guion: Damián Dreizik / Jefe de Producción: Laura Ponte / Fotografía: Sebastián Pereyra / Música: Pablo Borghi / Montaje: Alejandro Soler, Mauricio Escobar / Dirección arte: Lucía Figini / Intérpretes: Nicolás Vázquez, Rubén Rada, Carlos Valderrama, Norma Argentina, Daniel Ferreyra, Natalia Sánchez, Ivo Cutzarida / Duración: 106 minutos

NI UN PUÑADO DE IDEAS

Néstor Montalbano ha desarrollado su carrera alrededor de algunos ejes interesantes: un humor que se atreve al delirio a partir de situaciones sencillas y cotidianas, el uso de un lenguaje cinematográfico cercano a las tradiciones del cine de los años 70 y 80 en una doble articulación que permite la cercanía a un público masivo al tiempo que una burla legítima al mismo y la recuperación de personajes / protagonistas que fueron o son referencias populares. Este estilo está presente en sus películas (con resultado diverso) y en su trabajo en teatro y televisión.

En Por un puñado de pelos colabora nuevamente en la tarea autoral con Damián Dreizik (guionista también de Pájaros volando) y los resultados son catastróficos. Lo malo que se había avizorado en aquella película, especialmente la falta de rigor narrativo y la apuesta excesiva en el gag, aquí se reproduce en la peor condición.

Una anécdota demasiado simple, un joven medio tonto y millonario desesperado por la falta de pelo, descubre de casualidad en un pueblo perdido un agua milagrosa que devuelve la cabellera perdida, es base para una serie de situaciones que se pretenden humorísticas. El permiso al delirio no debería ser –como lo es en esta película- una luz verde para proponer personajes “bizarros” y situaciones  extremas y anacrónicas.

La película no hace de su estilo “berreta” una virtud, sino una carencia evidente y lamentable. Las situaciones están resueltas en la peor tradición del viejo sketch televisivo y la conclusión moral que resuelve la historia (todo se ordena al cumplir los mandatos de la tradición) quiebra la supuesta propuesta estética.

Nicolás Vazquez carece de todo talento actoral, está muy lejos de cubrir el registro que le aportó Diego Capusotto a las anteriores películas del mismo director y el protagónico le queda enorme. Rubén Rada es apenas una máscara inexpresiva y “el Pibe” Valderrama no encuentra su lugar en el mundo cinematográfico. En este sentido se nota la falta del carisma aportado en otras películas por Luis Aguilé, Horacio Fontova o el trabajo de actores como  Capusotto o Luis Luque.

Carente de estructura dramática, de interés, de gracia y de una producción capaz de aportar a la resolución visual de la idea narrativa, Por un puñado de pelos es sin dudas la peor película de un realizador talentoso y creativo como Néstor Montalbano.

El crédito, de todos modos, está a su favor.

Por Daniel Cholakian
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Nuestro puntaje

3/10

Por un puñado de pelos (Argentina / Colombia – 2014)

Dirección: Néstor Montalbano / Guion: Damián Dreizik / Jefe de Producción: Laura Ponte / Fotografía: Sebastián Pereyra / Música: Pablo Borghi / Montaje: Alejandro Soler, Mauricio Escobar / Dirección arte: Lucía Figini / Intérpretes: Nicolás Vázquez, Rubén Rada, Carlos Valderrama, Norma Argentina, Daniel Ferreyra, Natalia Sánchez, Ivo Cutzarida / Duración: 106 minutos

NI UN PUÑADO DE IDEAS

Néstor Montalbano ha desarrollado su carrera alrededor de algunos ejes interesantes: un humor que se atreve al delirio a partir de situaciones sencillas y cotidianas, el uso de un lenguaje cinematográfico cercano a las tradiciones del cine de los años 70 y 80 en una doble articulación que permite la cercanía a un público masivo al tiempo que una burla legítima al mismo y la recuperación de personajes / protagonistas que fueron o son referencias populares. Este estilo está presente en sus películas (con resultado diverso) y en su trabajo en teatro y televisión.

En Por un puñado de pelos colabora nuevamente en la tarea autoral con Damián Dreizik (guionista también de Pájaros volando) y los resultados son catastróficos. Lo malo que se había avizorado en aquella película, especialmente la falta de rigor narrativo y la apuesta excesiva en el gag, aquí se reproduce en la peor condición.

Una anécdota demasiado simple, un joven medio tonto y millonario desesperado por la falta de pelo, descubre de casualidad en un pueblo perdido un agua milagrosa que devuelve la cabellera perdida, es base para una serie de situaciones que se pretenden humorísticas. El permiso al delirio no debería ser –como lo es en esta película- una luz verde para proponer personajes “bizarros” y situaciones  extremas y anacrónicas.

La película no hace de su estilo “berreta” una virtud, sino una carencia evidente y lamentable. Las situaciones están resueltas en la peor tradición del viejo sketch televisivo y la conclusión moral que resuelve la historia (todo se ordena al cumplir los mandatos de la tradición) quiebra la supuesta propuesta estética.

Nicolás Vazquez carece de todo talento actoral, está muy lejos de cubrir el registro que le aportó Diego Capusotto a las anteriores películas del mismo director y el protagónico le queda enorme. Rubén Rada es apenas una máscara inexpresiva y “el Pibe” Valderrama no encuentra su lugar en el mundo cinematográfico. En este sentido se nota la falta del carisma aportado en otras películas por Luis Aguilé, Horacio Fontova o el trabajo de actores como  Capusotto o Luis Luque.

Carente de estructura dramática, de interés, de gracia y de una producción capaz de aportar a la resolución visual de la idea narrativa, Por un puñado de pelos es sin dudas la peor película de un realizador talentoso y creativo como Néstor Montalbano.

El crédito, de todos modos, está a su favor.

Por Daniel Cholakian
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Crítica: Por un puñado de pelos (2014), de Néstor Montalbano

Nuestro puntaje

3/10

Por un puñado de pelos (Argentina / Colombia – 2014)

Dirección: Néstor Montalbano / Guion: Damián Dreizik / Jefe de Producción: Laura Ponte / Fotografía: Sebastián Pereyra / Música: Pablo Borghi / Montaje: Alejandro Soler, Mauricio Escobar / Dirección arte: Lucía Figini / Intérpretes: Nicolás Vázquez, Rubén Rada, Carlos Valderrama, Norma Argentina, Daniel Ferreyra, Natalia Sánchez, Ivo Cutzarida / Duración: 106 minutos

NI UN PUÑADO DE IDEAS

Néstor Montalbano ha desarrollado su carrera alrededor de algunos ejes interesantes: un humor que se atreve al delirio a partir de situaciones sencillas y cotidianas, el uso de un lenguaje cinematográfico cercano a las tradiciones del cine de los años 70 y 80 en una doble articulación que permite la cercanía a un público masivo al tiempo que una burla legítima al mismo y la recuperación de personajes / protagonistas que fueron o son referencias populares. Este estilo está presente en sus películas (con resultado diverso) y en su trabajo en teatro y televisión.

En Por un puñado de pelos colabora nuevamente en la tarea autoral con Damián Dreizik (guionista también de Pájaros volando) y los resultados son catastróficos. Lo malo que se había avizorado en aquella película, especialmente la falta de rigor narrativo y la apuesta excesiva en el gag, aquí se reproduce en la peor condición.

Una anécdota demasiado simple, un joven medio tonto y millonario desesperado por la falta de pelo, descubre de casualidad en un pueblo perdido un agua milagrosa que devuelve la cabellera perdida, es base para una serie de situaciones que se pretenden humorísticas. El permiso al delirio no debería ser –como lo es en esta película- una luz verde para proponer personajes “bizarros” y situaciones  extremas y anacrónicas.

La película no hace de su estilo “berreta” una virtud, sino una carencia evidente y lamentable. Las situaciones están resueltas en la peor tradición del viejo sketch televisivo y la conclusión moral que resuelve la historia (todo se ordena al cumplir los mandatos de la tradición) quiebra la supuesta propuesta estética.

Nicolás Vazquez carece de todo talento actoral, está muy lejos de cubrir el registro que le aportó Diego Capusotto a las anteriores películas del mismo director y el protagónico le queda enorme. Rubén Rada es apenas una máscara inexpresiva y “el Pibe” Valderrama no encuentra su lugar en el mundo cinematográfico. En este sentido se nota la falta del carisma aportado en otras películas por Luis Aguilé, Horacio Fontova o el trabajo de actores como  Capusotto o Luis Luque.

Carente de estructura dramática, de interés, de gracia y de una producción capaz de aportar a la resolución visual de la idea narrativa, Por un puñado de pelos es sin dudas la peor película de un realizador talentoso y creativo como Néstor Montalbano.

El crédito, de todos modos, está a su favor.

Por Daniel Cholakian
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Podría interesarte
3 Comentarios
  1. Miguel Angel Dice

    Me parece una vergüenza la crítica al cine Argentino, en vez de apoyarlo lo critican si fuera un «tanque de Hollybod » se desasen de elogios,

    1. Cineramaplus Dice

      Hola Miguel:
      Muchas gracias por tu interés.

      No nos parece justa tu opinión debido a que este no es un sitio que se deshaga en elogios hacia los tanques de Hollywood. De hecho debemos ser de los que menos tanques cubren en nuestro país, ya que intentamos darle prioridad al cine de autor.

      Por otra parte cada redactor tiene absoluta libertad para expresar y justificar su mirada sobre cada película. En particular Daniel Cholakian, que ya no colabora con este sitio pero es un amigo nuestro, es editor del portal Nodal Cultura y un incansable promotor y difusor de la cultura latinoamericana.

  2. Mercedd Dice

    Malisima!!! Nico Vazquez un desastre

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail