Crítica de TV: Speakerine

Speakerine (Francia – 2018) – Episodio 1

Creadores: Sabrina Compeyron, Olivier Gorce, Nicole Jamet, Véronique Lecharpy, Valentine Milville, José Caltagirone / Producción: Charline de Lépine / Intérpretes: Marie Gillain, Guillaume de Tonquédec, Christiane Millet, Barbara Probst, Anne-Sophie Soldaini, Clément Aubert, Jean-Yves Chatelais, Benjamin Bourgois, Flannan Obé, Baptiste Carrion-Weiss, Olivia Rodriguez / Compañías productoras: Macondo Productions / Episodios: 6 / Cadena original: France 2 / Distribución en Latinoamérica: Europa Europa.

TACOS VORACES

Con matices policiales y una estética de tonos pasteles muy cuidada, los primeros minutos de Speakerine exponen los contrastes de miradas sobre la protagonista, una reconocida presentadora televisiva adorada por sus seguidores pero también repudiada a través de anónimos amenazantes, desde sillones de poder o en conflictos de corredores del canal. Huellas efímeras, silenciadas y oscuras que se acumulan hasta detonar en el grito del final del primero de los seis capítulos. Si no es sencillo ser una mujer independiente, con ideas propias y que busca visibilizar la historia de otras – en este caso, en un programa hecho para y pensado por mujeres–, resulta más complejo en junio de 1962, a pocos meses del término de la guerra franco-argelina, donde las alianzas estratégicas, los acuerdos de poder, la violencia, el uso político de la información y las conspiraciones rigen todos los órdenes. Sin olvidar al sexo, como gran mecanismo de dominio y control tanto en fiestas especiales como en relaciones prohibidas.

A medida que la historia avanza, la dicotomía del inicio se traslada al ámbito privado. Mientras que Christine se alegra porque su marido es nombrado responsable de Mundovisión nada menos que por referencia del presidente, él le señala que ahora su proyecto debe posponerse, aunque la intención más profunda es que jamás se lleve a cabo. Pierre considera que ella sólo piensa en sí misma, que no toma en cuenta el futuro prominente de su carrera gracias a semejante puesto o, tal vez, se siente amenazado ante la determinación de la esposa de poner al aire una idea personal. Incluso, le reprocha la crianza de los hijos –Colette amiga de una “chica fácil” y Jean- Claude “pollerudo y mantenido”–. De este modo, la foto de la familia tipo del último reportaje realizado a la presentadora empieza a resquebrajarse, a encarnar la inminente desfiguración de puntos blancos y negros del papel en múltiples redes de tensiones, secretos, sentimientos disfrazados y conflictos que enlazan lo público e íntimo hasta transformarlo en un todo difícil de aislar.

La miniserie francesa, comparada con Mad Men (AMC, 2007-2015), encuentra en Christine Beauval un modelo mixturado de aquellos grandes personajes femeninos vinculados a la agencia publicitaria como Peggy Olson, Betty Draper- Francis, Trudy Campbell, Joan Holloway, Megan Calvet o Rachel Menken, con la salvedad de que esta protagonista ya posee reconocimiento del público y cierto nombre dentro del medio, aunque el género le juegue una mala pasada.

También trabaja las fronteras, por momentos indivisibles, entre trabajo y vida hogareña y sostiene el relato en un contexto fuertemente determinado por los vínculos sociales, culturales, políticos y discursivos. Si en la serie norteamericana abundan el whisky, los cigarrillos y la necesidad de perseguir motores volátiles como la felicidad para construir estrategias de venta y de vida, en Speakerine la clave de lectura parece volcarse a la incógnita, al crimen, a lo detectivesco que irrumpe para distorsionar lo “perfecto” y reconfigurarlo. Un propulsor cargado de champaña, secretos y la magia de la pantalla de tv dentro y fuera del estudio. Una carrera contra los pasillos, la “gente loca” del ambiente –como los publicistas que se referían a sí mismos en tanto mad men– y la premisa de que las mujeres libres son las más interesantes y atrevidas de todas.

-Cuando le dije a ese reportero imbécil que quería darles la palabra a las mujeres ¿sabés que me respondió? – Christine hace una breve pausa–  ¿y para qué?
-¿Hablaba en serio? –comentó su compañera de trabajo.
-Y después dijo: “Usted tiene la suerte de que su marido la autorice a trabajar. Pero, ¿quién se ocupa de los niños?”.
-¿Le preguntaste quién se ocupaba de su cerebro?

Por Brenda Caletti
@117Brenn

*El primer episodio de Speakerine se retransmitirá el lunes 9 a las 23 horas. Los siguientes capítulos se estrenarán los martes a las 22 horas en el Canal Europa Europa.

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail