Crítica: Democracia en Blanco y negro (2014)

Democracia en Blanco y negro / Democracia em preto e branco (Brasil – 2014)

  • Selección Cine Fest Brasil – Buenos Aires y Montevideo (entre otros)
  • Disponible a través de Netflix

Dirección: Pedro Asbeg / Guion: Arthur Muhlenberg / Producción ejecutiva: Gustavo Gama Rodrigues y Rodrigo Letier / Locución: Rita Lee / Montaje: Renato Martins / Fotografía: Rodrigo Graciosa / Investigación: Marcio Selem / Entrevistados: Sócrates, Luiz Inácio Lula da Silva, Casagrande, Fernando Henrique Cardoso, Emerson Leão, Wladimir, Zenon / Duración: 87 minutos.

A comienzos de la década de 1980, cuando Brasil todavía no lograba salir de la larga noche de la represión dictatorial Corinthians, el equipo más popular de Sao Paulo (el estado más grande del mundo), se debatía en una decadencia institucional y deportiva similar a la del país.

En ese contexto Adílson Alves Monteiro, un sociólogo con ideología de izquierda, asume la dirección futbolística del club. Ello, sumado a la convivencia en el plantel profesional de jugadores que sentían empatía por el activismo político y las causas justas (fundamentalmente el Doctor Sócrates, Casagrande y Wladimir) fueron el caldo de cultivo para el nacimiento de una experiencia extraordinaria.

La Democracia Corinthiana fue breve e irrepetible. En medio de un país que clamaba por libertad un grupo de futbolistas sometían a votación cada decisión importante: viajes, concentraciones, contrataciones y hasta la formación del equipo que saldría a la cancha. Y dentro de esas decisiones optaron por compartir los premios (que habitualmente se reparten entre los jugadores que estuvieron dentro del césped en cada victoria) con todo el plantel profesional y quienes lo acompañan habitualmente (utileros, chofer, etc).

El documental Democracia em preto e branco, da cuenta de este fenómeno. Pero, al igual que los futbolistas del Timão, su director Pedro Asbeg no se queda en esta anécdota de increíble fuerza simbólica, sino que realiza una profunda descripción del estado de las cosas por aquellos años en Sao Paulo y Brasil. De hecho el futbol es apenas uno de los tres pilares que utiliza el documental para hacer este retrato de época, los otros dos son el rock como forma de expresión contestataria y la lucha política en busca de la recuperación democrática.

Gracias al montaje y la banda sonora, Asbeg  encuentra la cadencia exacta para que su relato logre un in crescendo constante. En cuanto a las entrevistas (que no salen nunca de la lógica de la cabeza parlante)  a grandes ídolos del futbol se suman las de destacados músicos y de políticos como Henrique Cardoso y Lula da Silva. De hecho entre el material de archivo es reconfortante ver a Lula hace más de 30 años liderando una huelga cuando ese derecho había sido coartado y el aparato represivo estaba todavía en su apogeo.

Democracia em preto e branco es un filme sobre un puñado de futbolistas comprometidos con su época, pero al mismo tiempo es la descripción de las condiciones sociopolíticas en las que ese fenómeno tuvo lugar. Y por eso es fundamentalmente un filme sobre un momento muy particular en la historia de Brasil y la región en el que el lema de estos deportistas tenía un peso simbólico aun mayor que el que se puede pensar desde el presente: “Ganhar ou perder, mas sempre com democracia“.

Por Fausto Nicolás Balbi
@FaustoNB

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail