Ciclo: El zoológico de la Filmoteca

Este fin de semana FILMOTECA EN VIVO en la ENERC (Moreno 1199, Buenos Aires) presentará, gratis y en fílmico, un ciclo denominado El zoológico de la Filmoteca que incluirá cinco filmes que involucran a animales.

El ciclo incluye la clásica versión de KING KONG, así como un filme del maestro Buster Keaton (EL CONQUISTADOR DEL OESTE) y otro co dirigido por Robert Flaherty y Zoltan Korda.

Viernes 14
23hs. EL ESCORPIÓN NEGRO (The Black Scorpion, EUA-1957) de Edward Ludwig
, c/Richard Denning, Carlos Rivas, Mara Corday, Mario Navarro. 88’. Doblada al castellano.
Una serie de movimientos sísmicos libera a una familia de escorpiones descomunales, uno de los cuales, enojadísimo, llega hasta la ciudad para romper todo. Fue uno de los últimos y mejores trabajos del especialista en efectos especiales Willis O’Brien, quien -según se dice- logró el extremo realismo del resultado animando cuadro a cuadro cadáveres de escorpiones verdaderos.

Sábado 15
19hs. KING KONG (EUA, 1933) de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack
, c/Fay Wray, Robert Armstrong, Bruce Cabot, Frank Reicher, Sam Hardy. 100’.
Locura número uno: un equipo de filmación atraviesa los mares para llegar a una isla lejana en la que el director pretende capturar para el cine a un monstruo bien real. Locura número dos: no conforme con eso, el mismo director decide llevarse de vuelta a Kong en el barco para exhibirlo en un teatro. De esa manera no sólo se violentan los límites entre realidad y ficción sino también entre un mundo primitivo y lejano y la ciudad moderna, separados por océanos. Lo gracioso es que King Kong demuestra -y por eso es una de las obras más famosas del cine- que no hacen falta semejantes riesgos: cuando la película es buena, basta con un estudio y una serie de animales prehistóricos en stop motion.

Domingo 16
17hs. UN GRITO EN LA NOCHE (The night cry, EUA-1926) de Herman C. Raymaker
, c/ Rin Tin Tin, June Marlowe, John Harron, Gayne Withman, Heinie Conklin. 65’ aprox.
Antes que nada habría que hacer una aclaración: es muy común que la gente crea que Rin Tin Tin era aquel ovejero alemán medio idiota que protagonizaba la serie de TV que veíamos de niños (bueno, que veíamos de niños los que hoy tenemos cuarenta y tantos). ¡Error! Ese perro papanatas no era Rin Tin Tin, sino un (supuesto) descendiente poco agraciado. El Rin Tin Tin original (1918-1932) fue un actor extraordinario (sí, actor con todas las letras, estuvieron a punto de nominarlo al Oscar) que durante el cine mudo fue protagonista de una serie de largometrajes maravillosos, dramas tremendos pero con mucha acción, donde Rinty realizaba proezas que hoy seguramente la sociedad protectora de animales no aprobaría. De todos ellos (la Filmoteca Buenos Aires tiene unos cuantos) Un grito en la noche es probablemente el mejor. Y si faltaba algo para que sea el programa perfecto, estarán Kabusacki y Matías Mango musicalizándola en vivo.

18:10hs. EL CONQUISTADOR DEL OESTE (Go West, EUA, 1925) de Buster Keaton, c/Buster Keaton, Howard Truesdale, Kathleen Myers. 80’.
Buster Keaton nunca vio a un surrealista en su vida, pero su característico humor fue muy apreciado por ellos, como lo prueba la documentada admiración que le profesaron, entre otros, Buñuel y Rafael Alberti. El conquistador del oeste, que Keaton concibió en parte como un vehículo para parodiar al personaje cinematográfico de Charles Chaplin, inspiró a Alberti el célebre poema «Buster Keaton busca por el bosque a su novia que es una verdadera vaca». Se verá con música en vivo por Fernando Kabusacki & Matías Mango.

20hs. EL NIÑO Y EL ELEFANTE (Elephant Boy, Reino Unido-1935/37) de Robert Flaherty y Zoltan Korda, c/Sabu, Walter Hudd, Allan Jeayes, W. E. Holloway. 80’.
Esta adaptación de Toomai of the Elephant de Kipling está a medio camino entre la ficción y el documental. Es evidente que a Robert Flaherty, autor de films como Nanook el esquimal, le interesaba realizar un filme antropológico, mientras que el productor Alexander Korda trató de obtener un resultado más narrativo. El híbrido no resultó discordante gracias a la fuerza del material rodado en locaciones, la calidad del material documental y la puesta en escena de una mítica “Danza de los Elefantes”, que por momentos traslada al film al terreno de lo fantástico. El joven Sabu, que contaba con doce años cuando tuvo lugar el rodaje y fue un hallazgo de Flaherty, se convirtió en una estrella internacional y luego protagonizó clásicos como El ladrón de Bagdad (1940), El libro de la selva (1942, también sobre Kipling) y Narciso negro (1947).

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail