TV: Crítica de “Enlightened”

Enlightened (Estados Unidos – 2011/13)

Creadores: Laura Dern, Mike White / Producción: David Bernad, Timothy Marx, Joanne Toll, Jayme Lemons, Jason Weinberg / Intérpretes: Laura Dern, Diane Ladd, Sarah Burns, Luke Wilson, Mike White, Bayne Gibby, Michaela Watkins / Compañías productoras: Rip Cord Productions, HBO Entertainment / Episodios: 18 (dos temporadas) / Cadena original: HBO / Distribución en Latinoamérica: HBO.

ENLIGHTENED: UN HURACÁN LUMINOSO

El mundo del espectáculo (y del arte) cuenta con una larga historia de genialidades no reconocidas en su momento. Las razones pueden ser muy variadas y no siempre tienen que ver con el contenido en sí mismo del producto artístico (estar adelantado a su época, ser incomprendido, etc.) sino con cuestiones más ligadas a la exhibición y la distribución. No es propósito de esta reseña ahondar en estas problemáticas, ­por demás interesantes. Sino, más bien, alertar sobre una serie que vale la pena ser vista pues es poco probable que lleguemos a ella por medio de recomendaciones (salvo de algún fanático de David Lynch y, por ende, de su protagonista/co-creadora: Laura Dern).

Enlightened es la historia de una mujer que sufre una crisis de nervios y decide partir a un retiro espiritual del que vuelve (ella cree) renovada, decidida a recuperar su trabajo. Caída en desgracia, recae en el sótano (literal y figurativo) de la empresa en la que otrora fue aspirante a un alto cargo. Su lucha será, por lo menos al principio, salir de allí y ascender. Además, necesita reconstruir la relación con su ex marido y con su madre. En el camino de recuperar lo que perdió, descubre que lo que tenía ya no es suficiente y ese algo más será el motor de la trama.

Al contrario de lo que nos muestra los primeros capítulos, la serie no descansa en Laura Dern. No sólo Luke Wilson sostiene gran parte de la acción sino otros menos actores conocidos, pero no por ello menos brillantes, ayudan al funcionamiento de este engranaje. Diane Ladd, su madre en la ficción y en la vida real, está siempre en el tono correcto; Mike White, el otro creador y guionista, es la némesis necesaria al huracán Dern y Timm Sharp aporta una comicidad desbocada que equipara los delirios psicóticos de ella.

La narración está enfocada en Laura Dern casi exclusivamente, es el sujeto omnipresente de la narración. Pero luego hay unos pocos capítulos en donde se corre ese punto de vista para enfocarlo en la madre, su compañero de trabajo y su ex marido. El trabajo de puesta en escena de esos capítulos, especialmente en los momentos en que aparece la protagonista, es digno de una clase magistral de dirección pues allí ella deja de serlo, aún estando en pantalla.

La serie funciona pues posee distintas capas de identificación con el espectador, extrapolables al nivel personal. La situación de oficina llena de autistas en donde uno siente que no encaja la puede relatar cualquier persona que haya trabajado alguna vez. La búsqueda de realización personal, a veces muy lejana de la realidad y basada en postulados prestados y prefabricados la hemos sufrido alguna vez. La imposibilidad de cambiar al otro y la frustración de que aquel vaya en un camino distinto y lejano se encuentra en el catálogo de relaciones de cualquiera.

Tristemente la serie no fue acompañada por el público y sólo duró dos temporadas, aunque los creadores lograron cerrarla de manera que no hiciera falta más. Si bien nos quedamos con ganas de ver otra temporada, su despedida fue por demás decorosa, sin dejar cabos sueltos.

Laura Dern, Amy, es una persona ignorante, ajena a la realidad e intolerante a la frustración. Pero todo ello lo contrapesa con una voluntad sin límites, lo que le permitirá ir saliéndose con la suya a pesar de los obstáculos que se le pongan delante. De la misma manera en que logra ganarse el corazón de algunos que llegaron a odiarla, también ganó el nuestro capítulo a capítulo.

Por Martín Miguel Pereira
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail