Paulo Branco demanda a Terry Gilliam por su Quijote maldito

La justicia francesa decidirá el próximo 15 de junio el futuro del filme El hombre que mató a Don Quijote ya que un conflicto judicial enfrenta a su realizador Terry Gilliam con su antiguo productor Paulo Branco, quien reclama 3.5 millones de euros por incumplimiento de contrato y considera que el rodaje fue ilegal.

Branco se había comprometido entre otras cosas a mantener la fecha del rodaje en octubre de 2016 y a respetar las decisiones artísticas de Gilliam. Sin embargo, durante la preproducción, los numerosos desacuerdos entre ambos llevaron al productor a suspender el inicio del rodaje, y a Gilliam a buscar nuevo productor.

En las últimas horas se conoció el tráiler del filme y la noticia de que no podrá ser seleccionado en Cannes porque la obra no tiene permiso de exhibición debido a este conflicto. El cineasta comentó que “Branco emplea toda su energía y su tiempo en impedir que este filme sea visto” y que “Sus peticiones son ridículas (…) trata de recaudar lo máximo con un filme que no produjo”.

Este episodio judicial prolonga un poco más la maldición que golpea desde hace casi dos décadas a El hombre que mató a Don Quijote. En 2000, Gilliam tuvo que cesar el rodaje de su adaptación libre de la célebre obra de Miguel de Cervantes, con Jean Rochefort, Johnny Depp y Vanessa Paradis, debido a un encadenamiento de calamidades, desde unas inundaciones en el lugar del rodaje hasta una hernia discal sufrida por el ya fallecido actor francés. Trató de resucitar el proyecto en varias ocasiones sin éxito hasta que logró rodarla el año pasado.

Fuente: El País

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail