Crítica de TV: The Terror (Temporada 1)

The terror (Estados Unidos – 2018) – Temporada 1

Creador: David Kajganich / Producción: Robyn-Alain Feldman / Intérpretes: Tim Robbins, Holly Hunter, Daniel Zovatto, Jerrika Hinton, Raymond Lee, Sosie Bacon, Peter Macdissi, Necar Zadegan / Compañías productoras: American Movie Classics, Scott Free Productions, Entertainment 360, EMJAG Productions, AMC Studios / Episodios: 10 / Cadena original: AMC / Distribución en Latinoamérica: AMC.

AL FINAL DE LA VANIDAD

En una larga caminata (finalmente) por tierra, dos de los protagonistas de The Terror, el capitán y su lugarteniente se toman el tiempo para reflexionar sobre sus vidas y sus acciones. Son dos hombres comandando una misión cuasi suicida para encontrar una ruta comercial con Asia a través del Ártico. Como otrora hiciera el colonialismo español a finales del siglo XV con Colón como punta de lanza, Inglaterra tuvo su esplendor colonial en el siglo XIX y estos fieles servidores de la Reina y el Imperio interpretaron el papel del navegante genovés. Estos dos hombres se odiaron gran parte de sus vidas, sin embargo, la dificultad y la conciencia de la debilidad del otro los hermanó. En ese punto de su relación se encuentran en esa caminata. El lugarteniente, otrora arrogante y soberbio, confiesa un pedigrí bastante turbio (cantaría Hugo del Carril) y concluye que todas sus acciones y proezas no fueron más que la manifestación de su vanidad y que, en ese momento y lugar, ellos se encontraban al final de la vanidad.

Nadie podría describirlo mejor que sus protagonistas, están al final, en el extremo de todo: del frío, de lo inhóspito, de la salud, de la cordura, de la resistencia. El clima voraz se va devorando a los hombres haciendo que se devoren entre sí. Los excesos son apenas una forma de lidiar con lo incomprensible. En esa naturaleza indómita, el hombre “civilizado” se vuelve más salvaje que lo que ellos mismos consideran salvaje: los esquimales, que a su lado parecen señoritos ingleses.  Ambos barcos (The Terror y Erebus), como documentos de cultura (inglesa) tornan rápidamente en documentos de barbarie (capitalista). Tamaña travesía es producto de esa vanidad: la del imperio y la de los hombres. El imperio busca llenar sus arcas, los hombres buscan el bronce.

The Terror es una serie de aventuras, pero también de terror. Desde el principio, situándose en un punto 0 a partir del cual reviviremos un pasado misterioso, se plantean dos incertidumbres: qué fue de aquellos hombres de la expedición y qué es aquello que los persigue ¿una bestia o un espíritu? Esa mixtura entre la civilización que pretende avanzar y una tierra salvajemente helada que alberga su propia mitología puede recordarnos a Fortitude, ya reseñada en este espacio. También lo monstruoso en conjunción con lo gélido y un grupo de personas que poco a poco van perdiendo la razón nos remite a La Cosa.

La soledad, el aislamiento, las vicisitudes de la convivencia en arduas condiciones por momentos generarán un clima de guerra interna, cuando en apariencia esa guerra es con la naturaleza. Probablemente The Terror nos quiera decir que todas las luchas son internas y el campo de batalla es el espacio donde por azar (o por desgracia) convergen. Al final, cada hombre se encontrará a sí mismo y, con ello, su destino; muy lejanos del bronce e, incluso, de la memoria, su heroísmo o su cobardía será algo que se llevarán a su tumba de hielo hasta que alguien los rescate sin saber nunca cuál fue su verdad.

Por Martín Miguel Pereira

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail