Kleber Mendonça: “Aquarius recuerda una película de asedio”

Este jueves se estrenará en Buenos Aires AQUARIUS, segundo largometraje del realizador brasileño Kleber Mendonça Filho quien con este trabajo obtuvo el premio especial del jurado en la competencia oficial de Cannes, además de la palma de plata para su protagonista, la mítica actriz Sonia Braga.

A continuación reproducimos parcialmente una entrevista al cineasta realizada al por Tatiana Monassa:

-¿Cual es el origen del proyecto?
-Comencé queriendo hacer una película sobre archivos, y AQUARIUS puede ser el primer Paso en el camino hacia una película sobre la predilección por guardar objetos y la divergencia Entre documentos y recuerdos. Me pareció interesante tener como protagonistas a una persona Y un edificio que son aproximadamente de la misma edad y ambos, de alguna manera, viven bajo amenaza. La película Surgió de una serie de acontecimientos, incluyendo un exceso de llamadas telefónicas que recibí ofreciendo todo tipo de suscripciones para tarjetas de crédito, seguro de salud, TV cable, o periódicos. Me sentí atacado por el mercado que intenta obligar a la gente a comprar Cosas que no quiere.

-A partir de esta idea de estar bajo ataque del mercado la película ofrece una mirada sutil sobre la ola de especulación inmobiliaria que azotó Recife en los últimos años. En lugar de abordar el problema de una manera abiertamente política elige centrarse en el Impacto psicológico que causó en la ciudadanía.
-La molestia que describí es particularmente agresiva con el mercado. Antes de que la recesión golpeara a Brasil, se comportaron como bestias voraces. El ballet de Excavadoras que presencié en Recife fue tan fascinante como deprimente. Recuerdo haber observado el destino de una casa y de sus dueños. Veía a sus ocupantes salir, un día vi subir un letrero anunciando la construcción de un nuevo edificio. Pocos Meses más tarde llegué a la casa para encontrar una excavadora bulldozer limpiando la tierra donde había estado esa casa durante décadas. Habían tardado apenas unas horas en demolerla. Me gusta aplicar este proceso a mis películas, testificando el cambio a través de un punto de vista vinculado a una vida individual.

-Este enfrentamiento resulta ser un conflicto entre diferentes estilos de vida: por un lado la ultra-contemporánea, marcada por el consumo y por el otro la de una generación anterior, basada en llevarse bien y en un sentido de comunidad. ¿Este es un conflicto que lo afecta?
-La tensión que se crea es importante para la película, pero en mi propia vida tomo este conflicto con una mezcla entre la serenidad y de la irritación. ¿Cómo pueden demoler tantas casas y edificios que tienen una historia, que son puntos de referencia para tanta gente? En Recife, la ciudad ha sido completamente remodelada en su modus operandi por las demandas del mercado, y nada se ha hecho para proteger la ciudad de los intereses comerciales. Siempre oigo a la gente decir que Brasil es un país joven sin el mismo vínculo con la historia que existe en Europa, por ejemplo. Es absurdo porque una ciudad como Recife, que data de hace quinientos años, tiene una larga historia. La especulación inmobiliaria parece haber logrado destruir sectores enteros de algunas de las principales ciudades de Brasil, ofreciendo nuevas construcciones que se adhieren a un diseño específico y promueven una idea de renovación simplemente borrando cualquier cosa «antigua». Al final, con AQUARIUS, llegamos De vuelta a la idea de una película sobre archivos, ya sean materiales o emocionales.

-Tu película anterior, SONIDOS VECINOS (2012), también contó con la atenta construcción de un microcosmos complejo con su red de amistades y alianzas. ¿Esto le permite abordar temas políticos, sociales e históricos específicos de Brasil?
-No creo que sea posible describir la vida y los acontecimientos cotidianos sin resaltar sus contradicciones, ya sean provocativas, divertidas o siniestras. Cuando estoy escribiendo una película, es difícil para mí ignorar estos aspectos de la sociedad, y de la sociedad brasileña en particular. Siempre me han sorprendido las contradicciones ideológicas de los brasileños de las clases sociales más ricas: pueden tener una actitud aristocrática, al tiempo que apoyan el abolicionismo y los valores de izquierda. El desafío fundamental para mí es describir esta sociedad en toda su complejidad.

-Los métodos agresivos de gestión contemporánea, basados en la manipulación emocional, que potencialmente se extienden al acoso psicológico, se despliegan casi metafóricamente en la película, en una variedad de ofensivas indirectas que bordean lo absurdo. Poco a poco, se produce un desapego de la realidad, y tenemos que preguntarnos si esta pesadilla no está en realidad en la cabeza de Clara.
-Primero, la pesadilla de Clara es muy real. Se ve sola y en una situación muy incómoda, sometida a fuertes presiones simplemente por estar en casa, en el edificio donde siempre ha vivido. Ella tiene esta impresión de que alguien ha decidido de repente que su espacio es anticuado, carente de valor y debe ser liberado. Con tantas opiniones en su contra, incluso dentro de su propia familia, Clara ocasionalmente siente que está perdiendo la cabeza. Ella es mentalmente vulnerable. Me gusta la idea de que esto nos lleva al misterio y a la duda, como en una pesadilla lúcida.

-Tu coqueteo con el género fantástico ocasionalmente se eleva con escenas que crean miedo genuino.
-En cierto grado, AQUARIUS recuerda una película de asedio sin disparos, o bombas Molotov. El edificio Aquarius y el departamento de Clara son espacios definidos y enfrentan el riesgo inminente de invasión. El edificio es constantemente violado, y el departamento, la parte más íntima de este entorno, se ve amenazado.

-El título de la película es el del edificio, reforzando la idea de que la historia está arraigada en el espacio. ¿Cómo definirías tu relación con el espacio como cineasta?
-Para mí, la cuestión del espacio está vinculada a la cantidad de información que uno quiere brindar a través de los planos y el encuadre. Desde el principio, el edificio era un personaje de la película. Es un edificio un poco más viejo, ya condenado, pero era importante que no parezca descuidado o peligroso. En otras palabras, es inocente de cualquier crimen. Debe quedar claro en la película que sus problemas vienen del exterior, no del interior, de la propia estructura. Del mismo modo, en una especie de juego con el público, tuvimos que mostrar el apartamento de Clara en detalle suficiente para que la gente pueda dibujar su diseño después de ver la película. Rodar en un departamento de verdad me ayudó a pensar en el espacio en sí y sus limitaciones. Las exigencias de una película, como ángulos de cámara y el uso de puertas y ventanas, plantean una serie de problemas concretos que nos revelan nuevas ideas sobre el espacio real y el espacio cinematográfico.

-El final de la película sorprenderá al público. ¿Puede comentar su elección al respecto?
-Había escrito dos finales más, pero no les rodé. Eran interesantes pero el estilo estaba más cerca de una sensación de “terminar la historia” – los conflictos estaban más o menos resueltos y teníamos una idea bastante buena de lo que había sucedido o no. A veces, uno está cautivado por una película pero entonces el final se precipita de modo tal que todos los cabos sueltos se resuelven y nada más. No es ninguna tragedia porque muchas veces esto funciona bien. No pasa de una decepción personal. Sin embargo, hay otro tipo de conclusión que es más difícil de explicar o incluso de aceptar, y que no intenta responder a todas las preguntas. Algo ocurre abruptamente y la película termina. Siempre pienso en el final de LA MASACRE DE TEXAS (Tobe Hooper, 1974), con Leatherface blandiendo su motosierra rugiente en un ballet demente cuando el sol se pone detrás de él. El final deja muchas preguntas abiertas: no seguimos a la chica que logra escapar; La policía no llega a la escena; No aparecen ambulancias; La motosierra no se queda sin combustible… Pero es un final muy eficaz con su corte final duro a negro. En el caso de AQUARIUS, fue una decisión que tomamos en la edición porque sentíamos que la escena final representaba un gran salto dramático para Clara con respecto a la historia.

Fuente: SBS Distribution

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail