Crítica, análisis y noticias de Cine

Filmoteca en Vivo: Ciclo “Cine y tango”

Este fin de semana Filmoteca en Vivo presenta un ciclo de cinco películas vinculadas a la máxima expresión de la música porteña. El ciclo incluye al último largometraje protagonizado por Carlos Gardel (TANGO BAR). Otros filmes destacados son EL ÚLTIMO PAYADOR, sobre la figura del payador José Betinotti, y LA VIDA ES UN TANGO, gran película de Manuel Romero con elementos melodramáticos que brillantemente interpretaron Sabina Olmos y Hugo del Carril junto al eterno Tito Lusiardo.

Cómo ya es habitual las proyecciones son en fílmico y las funciones gratuitas. Las mismas tendrán lugar el viernes, sábado y domingo en la ENERC (Moreno 1199).

FUNCIONES

Viernes 14
23hs. TANGO BAR (EUA-1935) de John Reinhardt, c/Carlos Gardel, Rosita Moreno, Enrique DeRosas, Tito Lusiardo. 70′.
Casi todos los filmes de Gardel son operetas criollas, que integran los tangos a la trama o, mejor dicho, que prolongan en las tramas el universo esbozado en las letras de los tangos. Tango bar responde rigurosamente a esta lógica. Gardel hace alarde de los códigos criollos en una trama de burreros, tahúres y mujeres que pierden el orgullo. Para prologar la historia e indicar la afición del protagonista por las carreras de caballos (que le cuesta el exilio) canta “Por una cabeza”. Para el gran final, donde alcanza el éxito pero añora la tierra que dejó atrás, elabora un espectáculo teatral basado en el tango “Arrabal amargo”. En esa misma clave funciona también la canción “Lejana tierra mía” y sobre todo el pasodoble “Los ojos de mi moza”, cantado durante el viaje entre los dos continentes, entre inmigrantes españoles que también evocan la patria perdida. Tango bar fue el último film de Carlos Gardel y se estrenó después de la tragedia de Medellín. Fue también su mayor éxito de taquilla.

Sábado 15
19hs. EL ÚLTIMO PAYADOR (Argentina, 1950) de Homero Manzi y Ralph Pappier, c/Hugo del Carril, Aída Luz, Orquídea Pino, Gregorio Cicarelli, Ricardo Passano (h). 90’.
El filme es una fantasía biográfica alrededor de la figura del legendario cantor José Betinotti, autor de la canción “Pobre mi madre querida”, lo que permite recreaciones detalladas del circo criollo, de los tempranos estudios de grabación fonográfica, de los mítines políticos animados con comida, bebida y canciones, de las primeras luchas obreras y de los orígenes del tango-canción. En muchos sentidos la narración es similar y complementaria a la de otro filme de Manzi y Pappier, Pobre mi madre querida (1948): la música y las canciones comentan la acción, al mejor estilo de la opereta tanguera, y hay una zona de amores trágicos repartidos entre la muchacha buena, que es casi como una madre, y otra mujer más carnal pero también más inestable. Del mismo modo que el antihéroe del filme anterior, el protagonista de El último payador demuestra una especie de determinación autodestructiva frente a la muerte, aunque en este caso lo ayuda una fatalidad histórica: Betinotti ha de morirse, como se sugiere ya desde el título, para que el tango nazca.

Domingo 16
17hs. MIS CINCO HIJOS (Argentina-1948) de Orestes Caviglia y Bernardo Spoliansky, c/Tito Alonso, Pola Alonso, Iris Alonso, Mario Alonso, Héctor Alonso, Domingo Sapelli, Ilde Pirovano, Osvaldo Pugliese y su Orquesta. 85’.
La modesta historia que cuenta este filme es la de un hombre que ha llegado a la edad de jubilarse y debe aprender a lidiar con esa nueva vida y con los diferentes problemas de su familia. Se hizo de manera independiente en una época en la que tal cosa no era usual en el cine argentino, pero ese no es su único rasgo singular: sus protagonistas son cinco hermanos reales, su guionista fue el actor Nathán Pinzón y es el único filme en el que puede verse en su apogeo a Osvaldo Pugliese y su Orquesta. Pero más importante que esos datos circunstanciales es su solidez dramática y su sentido poético, explícito en el uso virtuoso de poemas de Carriego pero presente sobre todo en la sensibilidad cinematográfica con la que retrata el detalle emocional de sus ambientes, ya sea la fábrica inicial, el barrio obrero o el departamento burgués. El resultado es una obra mayor y desconocida, que vale la pena descubrir.

19hs. LA VIDA ES UN TANGO (Argentina-1939) de Manuel Romero, c/Sabina Olmos, Hugo del Carril, Fernando Campos, Tito Lusiardo. 87´.
A través de los encuentros y desencuentros de la pareja Sabina Olmos – Hugo del Carril, el director y autor Manuel Romero compone una estilizada historia del tango canción, desde su nacimiento en los cafetines hasta su irrupción en Europa luego de la primera guerra mundial. Un elenco irremplazable, un ritmo frenético y ese tono alegre y melancólico a la vez que Romero era capaz de imprimir a sus películas más sentidas, hacen de La vida es un tango un referente insoslayable para comprender una época que se ha ido para no volver.

21hs. EL MOROCHO DEL ABASTO (Argentina, 1950) de Julio Rossi, c/Rolando Chaves, Tito Lusiardo, Pierina Dealessi, Analía Gadé, Laura Hidalgo, Diana Maggi, Ermete Meliante. 92’.
Un sorprendente Rolando Chaves, muy adecuado en el papel protagónico, vence la obvia dificultad de representar al Bronce Que Sonríe en esta película muy rara de ver en la actualidad. El guión del director Rossi adapta un radioteatro de Roberto Valenti y Nicolás Olivari y se concentra en el período formativo del cantor, cuando aún era efectivamente el Morocho del Abasto, cantaba donde lo quisieran y recorría el campo en busca de canciones criollas y de inspiración. El filme termina en el exacto momento en que al protagonista alcanza la fama y con ella comienza a construirse el mito. La copia que se exhibirá, rarísima, pertenece a la colección de Alberto González, conservada y vuelta accesible por su familia.

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail