FICDH: Padre (2013), de “Bou” Grasso

Padre (Argentina – 2013)

Dirección: Santiago “Bou” Grasso / Guion: Santiago “Bou” Grasso, Patricio Plaza / Producción: Dora Benousilio / Montaje: Santiago “Bou” Grasso, Patricio Plaza / Animación: Santiago “Bou” Grasso / Duración: 11 minutos.

EL PÉNDULO DE GRASSO

Una vida mecanizada; así se suceden los días de una mujer cuyo ritmo está signado por el ir y venir del péndulo de un reloj de pie. Pero este constante movimiento no sólo determina las acciones de la rutina, como preparar la comida o limpiar la casa, sino que está puesto al servicio de la construcción misma de la lógica de cotidianidad de la protagonista: las campanadas funcionan como elemento de conservación de esa idea de realidad creada, como una forma de apresar el tiempo o su inmovilidad.

El reloj, entonces, funciona en el corto animado Padre como el elemento que signa el tiempo, más allá de su función per se. El director Santiago “Bou” Grasso juega con este sentido tanto en la combinación entre campanada y acción como en el efecto contrario puesto que en un momento el péndulo se detiene y pasan unos segundos de quietud completa hasta que la protagonista le da cuerda y se revitaliza con el tic- tac.

El tiempo también está trabajado desde otros objetos aunque en menor medida: el decorado de la casa, las fotografías antiguas, las flores secas y las nuevas, la silla de ruedas a un costado, las condecoraciones; todos elementos que dan testimonio del transcurrir pero de diferentes ángulos como el recuerdo, la vida, el reconocimiento, la familia. Todos los elementos están puestos al servicio de la sugerencia, como el hecho de que la mujer cuidó de su padre enfermo o que éste fue militar. Sin embargo, la protagonista no emite palabra, el único sonido es el del reloj.

De esta forma, tanto la cotidianidad como los objetos adquieren la importancia de la cual carece la protagonista sujeta y apresada en un mundo interior cada vez más cerrado y distante de la realidad, una repetición donde la cortina de la ventana se cierra cada vez más pronto de ese afuera – incluso tapado por la pared del patio – y el péndulo mantiene el ritmo de una memoria dominante que se resiste a percibir otro tic-tac.

Por Brenda Caletti
redaccion@cineramaplus.com.ar

 

Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail