Crítica: Yo se lo que envenena (2014), de Federico Sosa

Yo se lo que envenena (Argentina – 2014)

Dirección y guion: Federico Sosa / Producción: Julieta Arévalo / Intérpretes: Federico Liss, Gustavo Pardi, Sergio Podeley, Valeria Correa / Duración: 85 minutos.

Esta es la historia de tres amigos que conviven en una casa.

Rama (Sergio Podeley) presencia un accidente de moto. Un hombre queda moribundo y antes de morir le susurra a Rama su última palabra: Lucy (interpretada por una inexpresiva Valeria Correa). A partir de ese momento, se embarcará en la búsqueda de esa chica, el destino lo llevará a enfrentarse al dueño de un acuario. Y para ganarse la confianza de Lucy, se dedicará al estudio de las clasificaciones de los peces.

Iván (Federico Liss) es integrante de un grupo de Heavy metal. Su sueño es llevar al conjunto a su máxima expresión para que puedan ser teloneros del grupo Almafuerte y poder conocer en persona a Ricardo Iorio. En su camino por cumplir el sueño se interpondrán la novia, la madre y hasta sus propios compañeros de banda. Su convicción es inquebrantable y nada impedirá que cumpla su sueño.

A Chacho (Gustavo Pardi) le apasiona la actuación y quiere vivir de esa profesión. Abandono la empresa de su padre para dedicarse a la carrera de actor y poder realizar castings.

A través de las imágenes fotográficas, el director Federico Sosa nos muestra escenarios naturales de una Buenos Aires conocida. Logra acertadas escenas al describir los paisajes urbanos.

Por medio de las conversaciones que tienen los amigos cuando se juntan, el director presenta el día a día de cada uno y como se desarrollan en su entorno. La puesta de cámaras crea un juego de imágenes que lleva al espectador a un espacio reconocido y ayuda a la verosimilitud.

Podeley, Liss y Pardi forman una triada natural al momento de desplegar los actos. Sosa diferencia muy bien las personalidades de cada personaje. Y uno como espectador puede destacarlos sin inconvenientes. Este filme comienza con una intriga: saber quién es la tal Lucy. Una historia que se acentúa por sobre las demás. A partir de este hecho, Rama se lo contará a sus amigos, de una manera particular, como un acontecimiento aislado y como si fuera algo normal.

Yo sé lo que envenena es una comedia que expone los problemas cotidianos de un grupo de amigos que podrían estar comenzando los treinta. Y cuando se empieza una nueva década aparecen los conflictos, las crisis. En definitiva se trata de una película que muestra el camino que cada uno recorre para poder cumplir los sueños.

Por Mariana Ruiz
@mariana_fruiz

70%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail