Crítica: This film is about me (2019) de Alexis Delgado – FIDBA 2020

This film is about me (España – 2019)
FIDBA 2020: Competencia Ópera Prima
*Disponible gratuitamente en la Argentina a través de FIDBAPLAY (hasta el 30 de agosto)

Dirección, Sonido y Fotografía: Alexis Delgado / Guion: Manuel Muñoz, Alexis Delgado / Producción: Jose A. Alayón / Montaje: Manuel Muñoz / Duración: 61 minutos.

Alexis Delgado, director, guionista y productor del cortometraje documental Tres mujeres obtuvo el Primer Premio al Mejor Cortometraje en el 24° Festival de Cine de Madrid PNR (2015) entre otros galardones. Con el documental This film is about me el director nos introduce en la historia de vida de una prisionera que cumple condena dentro de una penitenciaria por el asesinato de un pintor español. Sin embargo, a medida que nos adentremos en su mundo, es decir, en la psique de Renata, la presidiaria, nos sumergiremos dentro de un ámbito artístico, mágico y poético, lejos del registro sociológico o judicial con el que uno esperaría encontrarse…

SONATA OTOÑAL

No es de extrañar que este filme sobre Renata Felicitas Soskey, prisionera en la Penitenciaría de Teixeira, Galicia, condenada por el asesinato de su amante, un pintor oriundo de España, se deslice con la cadencia y la tersura de una sonata. El director, Alexis Delgado, además de cineasta es músico y poeta. Es miembro del dúo de piano Johan Sebastian Jazz, especializado en las obras de J.S. Bach en clave de improvisación de jazz.

Con primeros planos, es notable que con una sola cámara y una grabadora de mano, el director logre captar la esencia de ese rostro, del espíritu inasible de esa mujer excéntrica, en todo el sentido de la palabra, porque debido al crimen cometido se ha corrido de su centro. La cámara vuelve a su rostro una y otra vez, intentando capturar su mirada elusiva y algo extraviada que se resiste a ser atrapada, y en definitiva, lograr penetrar el interior de la mujer que no es más que el misterio que la mujer encarna.

Renata recita en alemán poemas de Rainer María Rilke, canta en su lengua materna, el alemán, pero también canta y habla en inglés, y seduce a la cámara como una prima donna. Su histrionismo y su gestualidad teatral se ponen al descubierto en una escena en la que Renata se prueba sombreros de colores y modelos variados frente a la expectativa de ser aprobada o no por la mirada del director. En esta escena teatral, asistimos a un doble movimiento, mientras Renata se prueba sombreros, la cámara va desnudando pliegue a pliegue las fisuras y los intersticios de su rostro y de su mirada, esos espacios microscópicos en donde Renata parece haber escondido el secreto de su crimen, y que se resistirá casi hasta el final a develar.

Vemos a Renata cargar con mucha dificultad una roca de hielo informe, que podría constituirse dentro de la lógica del relato como la punta de un iceberg, solo podremos ver ese pedazo mezquino e insuficiente del personaje dentro de la narración, que se derretirá en instantes, ya que la personalidad insondable de la mujer permanecerá sepultada bajo inmensas capas de agua, no es casual que se intercalen imágenes de mar y de veleros y de playa. Llevará la roca de hielo hasta un paredón, luego se recostará apoyando la cabeza sobre el pedazo de hielo, incluso toma un trozo y se lo lleva a la boca. Ese trozo de hielo podría remitir, a la manera de una sinécdoque, a los Alpes, a la nieve, a su patria, a Alemania y a Austria.

La estética del filme pone énfasis en la discontinuidad y en la fragmentación. El fundido a negro, dejando la pantalla negra y el silencio prolongado de sus tomas son recursos audiovisuales que el director utiliza para realzar la forma y el contenido de las escenas previas y venideras. El director ha elegido montar la historia de Renata a partir de la técnica del collage, es decir, a partir de fragmentos, de ruinas narrativas como son los recortes de diarios que anuncian el crimen, los videos caseros de una Renata niña junto a sus padres, en un parque jugando o hamacándose, intercalados con los retratos a color y en blanco y negro que el pintor, la víctima, ha hecho de Renata, junto a fragmentos de películas del siglo pasado.

Renata se prefigura dentro de la narración como una terra incognita, por lo que obliga al director a transformarse en un explorador más que en la de un investigador, y sobre todo, en un descifrador de ese enigma en el que se convierte el personaje, a través de huellas que deberá relevar e interpretar como las de una mano o la de una espiral dibujada por Renata, de afuera hacia adentro que termina en un centro remarcado y saturado de tiza, cuando se le pide que dibuje el miedo. Cuando se le pregunta por el tiempo, lo graficará con líneas desplazadas que cortan el espacio en diagonal y en curvas elípticas que pierden la horizontalidad del eje cartesiano que representa la variable tiempo.

Alexis Delgado, como admirador e intérprete de un músico barroco como Bach, no podía menos que atenerse a esa forma de narrar con música e imágenes esta historia de vida. Imposibilitado, por su propia visión artística y por la renuencia del personaje a desnudarse, para desarrollar una narrativa temática, toma la estructura armónica y rítmica para contar la historia de Renata, transformando su voz, y hasta su presencia en un contrapunto con la voz de la protagonista.

El suspense del filme reside en la develación de las circunstancias del crimen cometido por Renata y en la reiterada postergación en el tiempo de esa revelación, que es una y otra vez sofocada por la reticencia de la misma Renata a confesar su crimen. En música esta dilatación del final, en la forma sonata, por ejemplo, se da a través de falsas reprises (vueltas, repeticiones) con el fin de postergar el final.

El filme, a la manera de una sonata, vuelve una y otra vez al punto de partida, con la misma cadencia rítmica de una ola, que nace y que siempre vuelve a romper en el mismo mar que la vio nacer, parafraseando a la protagonista, el mar es mi elemento, mi pasión, yo esperaba por mi ola, para que mi ola viniera por mí…

Por Gabriela Mársico
@GabrielaMarsico

80%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail