Crítica: Noche de juegos (2018), de Daley y Goldstein

Noche de juegos / Game Night (Estados Unidos – 2018)

Dirección: John Francis Daley, Jonathan Goldstein / Guion: Mark Perez / Producción: Jason Bateman, John Davis, John Fox, James Garavente / Fotografía: Barry Peterson / Montaje: David Egan, Jamie Gross, Gregory Plotkin / Diseño de producción: Michael Corenblith / Intérpretes: Jason Bateman, Rachel McAdams, Kyle Chandler, Sharon Horgan, Billy Magnussen, Kylie Bunbury, Lamorne Morris, Chelsea Peretti, Michael C. Hall, Camille Chen / Duración: 100 minutos.

Noche de juegos tiene una desventaja para el público que llega a la sala con bastante información: desde su tráiler todos los puntos fuertes de la película son resueltos, lo que quita sorpresa. El Filme es una comedia que toma momentos clave de varios filmes estadounidenses conocidos. Puede notarse la utilización del suspenso dramático expuesto, el cual abre juego al tono ridículo, y personajes con gags típicos de la comedia norteamericana. Como si se tratara de una mezcla de ¿Qué pasó ayer? (Hangover) y Al filo de la muerte (The game) con Scream.

En el filme un grupo de amigos tiene como tradición lo que llaman “la noche de juegos”, los sábados se juntan y hacen diversas competencias, desde mímica hasta conocidos juegos de mesa. La pareja principal se conoce al principio del filme, en un contexto de competencias de juegos en un bar y así es como comienza su historia de amor.

Transcurrido un tiempo buscan tener un bebé pero él tiene problemas de fertilidad, lo que se atribuye al estrés provocado por la futura llegada de su hermano, quien siempre lo supera en todo.

Ya con su hermano en la ciudad y sus juegos exuberantes, la noche de los juegos queda atrapada en la duda de qué es parte del juego y qué no. Los amigos deberán descubrirlo antes de que sea demasiado tarde.

Los protagonistas son bastante típicos: el estafador,  el galán soltero, la pareja que busca tener un bebé y por algún motivo no pueden, la pareja que está junta desde el secundario, el raro, y las eventuales parejas del soltero.

En cuanto a este personaje en particular se puede destacar que si bien en un principio,  la pareja del galán es la estereotipada modelo que, por ser linda, parece no tener capacidad de pensar, esto cambia. Se reivindican y la segunda pareja que lo acompaña no solo es linda, despierta y tiene una carrera de contabilidad. Ella lo expone en cada comentario ofensivo con los que él la compara con sus parejas modelos.

La propuesta desde el guion es interesante, el argumento es muy parecido al de la película de David Fincher, antes mencionada, pero puesta en un nuevo escenario con varios personajes, la intensifica y la hace más comedia que “Game”.

La resolución en sí del conflicto, banaliza todo lo que vivieron los personajes a lo largo de la película, no hay una reflexión profunda respecto a lo ocurrido. No se genera una “justicia”  o equilibrio para los personajes, el estafador, quien es el culpable de todo lo sucedido en la noche de los juegos, cumplida su condena sigue estafando y siendo más poderoso que todo el grupo de amigos. Es interesante para el espectador porque hay ciertos puntos en los que realmente no se sabe qué es real y qué está planeado.

Luego de los créditos hay un epílogo muy interesante que se mezcla con la presentación de las actrices y actores principales, y cierra con la aparición del mejor personaje sin dudas, el vecino, mirando fijamente a la cámara, lo que permite un margen de duda sobre la posibilidad de una segunda película.

Por María Victoria Espasandín

75%
  • Nuestro Puntaje
Podría interesarte

Escribe un comentario

No publicaremos tu mail